Método para identificar si el impuesto diferido es activo o pasivo


7 diciembre, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Las diferencias entre las bases contables y fiscales de los activos y pasivos generan diferencias temporarias imponibles o deducibles, siempre que la reversión de estas tenga efectos fiscales. El presente artículo propone un método para identificar si el impuesto diferido resultante es activo o pasivo.

“Una vez establecida la diferencia temporaria, es necesario concluir si tendrá efectos imponibles o deducibles en periodos futuros”

La metodología establecida en la Sección 29 del Estándar para Pymes en relación con la determinación de los activos y pasivos por impuesto diferido requiere que las entidades establezcan e identifiquen el valor contable y fiscal de sus activos y pasivos. Una vez establecidos estos valores, la entidad procede a calcular la diferencia entre ambas bases, conocida como diferencia temporaria. Esta, multiplicada por la tarifa impositiva aplicable a la entidad, da lugar al impuesto diferido.

Una vez establecida la diferencia temporaria, es necesario concluir si tendrá efectos imponibles o deducibles en periodos futuros, es decir, calificar la diferencia como imponible o deducible.

Existen diversos métodos didácticos para realizar este proceso. Aquí se propone el denominado “método del balancín”, o “método del burrito”

Según este método, la entidad debe calcular, en primera instancia, el valor fiscal de la partida que genera la diferencia. Luego, analiza la base contable para concluir si esta incrementa el patrimonio contable con respecto al fiscal. Si, en efecto, la base contable incrementa el patrimonio, entonces el impuesto diferido lo disminuye, por tanto, es pasivo.
Por el contrario, si partiendo de la base fiscal, la base contable disminuye el patrimonio, el efecto sería un impuesto que incrementa de nuevo el patrimonio, en consecuencia, es activo.

TAMBIÉN LEE:   [Infografía] 12 indicadores financieros y económicos más importantes para 2022

El resumen teórico de este método es el siguiente:

  • Si el activo hace subir el patrimonio… el impuesto lo hace bajar (es pasivo)
  • Si el activo hace bajar el patrimonio… el impuesto lo hace subir (es activo)
  • Si el pasivo hace subir el patrimonio… el impuesto lo hace bajar (es pasivo)
  • Si el pasivo hace bajar el patrimonio… el impuesto lo hace subir (es activo)

Veamos algunos ejemplos:

Caso  1

Una entidad tiene una cartera cuyo valor fiscal es $1.000.000 (base fiscal). En los estados financieros, la entidad ha reconocido un deterioro del valor por $400.000, en consecuencia, el valor contable de la partida es de $600.000.

Si partimos de las cifras fiscales, el ajuste para llegar al valor contable genera una disminución del patrimonio. De acuerdo con esto, el efecto causado por el impuesto diferido es inverso, es decir, incrementa el patrimonio y es un impuesto diferido activo.

Caso  2

Una entidad tiene activos clasificados como propiedades, planta y equipo con un valor fiscal de $500.000 en su declaración de renta. Sin embargo, el valor contable del activo es de $2.000.000, pues se llevó a cabo un recálculo de la depreciación, debido a que la vida útil financiera del activo es más extensa que la establecida para efectos fiscales.

Si partimos de las cifras fiscales, el ajuste para llegar al valor contable genera un incremento del patrimonio. Por tanto, el efecto causado por el impuesto diferido es inverso, es decir, disminuye el patrimonio y es un impuesto diferido pasivo.

Caso 3

Una entidad ofrece un bono a los empleados que cumplen 5 años de servicio. De acuerdo con las normas sobre información financiera, la entidad establece una provisión de $100.000 en sus estados financieros con el fin de atender el pago de dichas bonificaciones. Esta provisión no es aceptada por el Estatuto Tributario, por lo cual su base fiscal es $0.

TAMBIÉN LEE:   Tratamientos contable y fiscal de la depreciación de activos en desuso: casos prácticos en Excel

Si partimos de las cifras fiscales, el ajuste para llegar al valor contable genera una disminución del patrimonio. Por lo tanto, el efecto causado por el impuesto diferido es inverso, es decir, incrementa el patrimonio y es un impuesto diferido activo.

CP. Juan David Maya Herrera
Consultor de Estándares Internacionales de Información Financiera
Certificación Internacional por el ICAEW en IFRS Full (NIIF Plenas)

*Exclusivo para Actualícese

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 7 diciembre, 2016
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace