Puntos a tener en cuenta para evaluar el control interno por parte del revisor fiscal


22 octubre, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El control interno es responsabilidad de la administración de la empresa o el negocio.

Surge como un sistema de gestión estratégico integrado por planes, métodos, principios, normas y procedimientos encargados de verificar y evaluar las actividades y operaciones desarrolladas en la organización.

Carlos Humberto Sastoque Maldonado explicó en #CharlasConActualícese que el control interno es un sistema de normas y procedimientos establecido para lograr los objetivos de una empresa, con la máxima eficiencia posible.

«La vigilancia del revisor fiscal, la cual debe ser constante y continua, busca que las situaciones queden bien, por lo que debe informar oportunamente sobre las irregularidades que se lleguen a presentar», indica Sastoque.

Los controles internos son responsabilidad de la administración de la empresa o el negocio.

«A un administrador o gerente le debe interesar que la empresa no tenga riesgos importantes; y si los tiene, que sean identificados y mitigados. Lo anterior, para alcanzar el objetivo del control», asegura Sastoque.

El control interno surge como un sistema de gestión estratégico integrado por un conjunto de planes, métodos, principios, normas, procesos y procedimientos encargados de verificar y evaluar todas las actividades y operaciones desarrolladas en la organización, así como la forma en que se administran la información y los recursos.

Objetivos del control interno

Como mínimo en el control interno deben existir objetivos estratégicos, de información financiera, de operaciones y de cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias. Veamos:

  • Proteger los activos de la empresa, lo cual incluye salvaguardas físicas, como instalaciones apropiadas para la protección de los inventarios y de su propiedad planta y equipo, y también salvaguardas contractuales, como pólizas de seguros y sistemas de vigilancia y monitoreo.
  • Obtener la exactitud y confiabilidad de la contabilidad y otros datos e informes operativos.
  • Promover y juzgar la eficiencia de las operaciones, lo que involucra al área de recursos humanos en la selección y entrenamiento del personal, producción, gestión de ventas, cobro de la cartera, comisiones como incentivo, control de calidad y demás áreas clave.
  • Comunicar las políticas administrativas, estimular y medir el cumplimiento de las mismas, mediante una declaración que se divulgue ampliamente sobre la conducta corporativa, la observancia forzosa de las políticas corporativas, controles presupuestales rigurosos, apoyo efectivo a las funciones de auditoría interna, y prácticas para contratar personal competente e íntegro.
TAMBIÉN LEE:   Recomendaciones para que las empresas protejan datos personales de sus clientes

«Los anteriores objetivos son perfectamente compatibles con los objetivos de vigilancia que están bajo la responsabilidad del revisor fiscal, según lo ordena el artículo 207 del Código de Comercio –CCo– y las normas legales complementarias que aparecieron posteriormente», ilustra Sastoque.

“es fundamental que el revisor fiscal haga una amplia y eficiente evaluación del control interno existente en la empresa”

Por lo anterior es fundamental que el revisor fiscal haga una amplia y eficiente evaluación del control interno existente en la empresa. 

Aspectos al evaluar el control interno

Sastoque explica que existen diversos aspectos que se deben evaluar dentro del control interno. Uno de ellos es el entorno o ambiente de control, todo lo que gira alrededor de la empresa (ambiente interno y externo). Los valores éticos de los propietarios, directivos y demás personal que hace parte del entorno o ambiente de control inciden notoriamente en la eficiencia de un sistema de control interno.

«También se debe considerar la organización administrativa de la empresa, sus niveles de autoridad, asignación de responsabilidades, la experiencia y competencia del personal y el grado de confiabilidad en cada uno de los directivos. Un revisor fiscal debe ser desconfiado», dice.

Se debe establecer un proceso de valoración del riesgo de la entidad. En este punto el revisor fiscal debe verificar, entre otros puntos, si existe un proceso de valoración de los diferentes riesgos a los que se puede ver expuesta la empresa, si ese proceso se aplica adecuadamente.

De igual forma, se debe analizar si con el proceso de valoración se logra que los riesgos se detecten oportunamente y que se puedan tomar las medidas correctivas necesarias. También, si los hallazgos de riesgos se utilizan para disminuir sus efectos y prevenir su ocurrencia en el futuro.

TAMBIÉN LEE:   Valor agregado en los servicios, clave para el cobro de honorarios por parte de contadores

Cuando el revisor fiscal evalúe el proceso de valoración del riesgo por parte de la empresa, debería averiguar si se tuvieron en cuenta factores como: cambios en el entorno operativo, nuevas tecnologías, crecimiento rápido, al igual que contrataciones de personal de alta dirección y nuevos modelos de negocios, productos o actividad.

Material relacionado

Un poco sobre nosotros

Hola. Somos Actualícese, y llevamos más de 20 años publicando información sobre impuestos, contabilidad y auditoría empresarial (entre muchos otros temas).

Un gran porcentaje de lo que publicamos aquí es de libre acceso (semanalmente son casi 100 piezas como artículos, informes especiales, herramientas en excel, conferencias en línea, etc).

Pero sabemos que a este ritmo es muy difícil mantener el paso. Por eso tenemos Suscripciones, Revistas, Cartillas Prácticas y un gran catálogo de publicaciones que ahorran tiempo, dinero y sanciones.

Más de 25 mil suscriptores, cientos de miles de miembros en nuestra comunidad y tantos años de experiencia son nuestra carta de presentación.

Qué gusto tenerte por acá. Vuelve.

Maria Cecilia Zuluaga C.
Gerente de Generación de Conocimiento

Así te actualizaremos:

Nuestros productos