¿Cualquier pago realizado por canales financieros es deducible en renta?


17 septiembre, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El artículo 771-5 del ET indica que para el reconocimiento fiscal de las deducciones o impuestos descontables los contribuyentes deberán realizar los pagos mediante depósitos en cuentas bancarias, transferencias, entre otros canales. Sin embargo, no todos los pagos podrán ser tomados como deducibles.

La norma del artículo 771-5 del Estatuto Tributario –ET–, mejor conocida como “bancarización”, establece que para efectos del reconocimiento fiscal de los costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables, los contribuyentes deberán realizar los pagos a través de depósitos en cuentas bancarias, giros, transferencias, cheques girados al primer beneficiario, tarjetas de crédito o débito, entre otros canales.

“no significa que todos los pagos realizados a través de estos medios puedan ser tomados por el contribuyente como deducibles, dado que se requiere que cada uno cumpla con las disposiciones del artículo 107 del ET

Sin embargo, por medio de su Concepto 19354 de agosto 5 de 2019, la Dian aclara que lo anterior no significa que todos los pagos realizados a través de estos medios puedan ser tomados por el contribuyente como deducibles, dado que se requiere que cada uno cumpla con las disposiciones del artículo 107 del ET en relación con las reglas de causalidad, necesidad y proporcionalidad, los conceptos por los cuales son procedentes y las limitaciones y condiciones para ser aceptados fiscalmente.

Así pues, como un ejemplo, la Dian señala que el pago que haga un empleador por obligaciones bancarias o libranzas necesariamente debe corresponder a un gasto que cumpla la condición de expensa necesaria mencionada en el artículo 107 del ET, para que el mismo pueda ser tomado como deducible en la declaración de renta. Este pago deberá tener relación de causalidad con la actividad productora de renta, y al mismo tiempo deberá ser necesario y proporcional, de acuerdo con el tipo de actividad desarrollada.

TAMBIÉN LEE:   Devolución del IVA para turistas extranjeros fue reglamentada por el Gobierno nacional

Ahora, volviendo a la pregunta planteada en el concepto en mención, sobre si se puede considerar como deducción el giro del salario que efectúe el empleador por orden del trabajador directamente sobre sus obligaciones financieras, sucede que tal pago cumple la condición de expensa mencionada en el artículo 107 del ET, y por lo tanto su reconocimiento fiscal no se vería afectado, dado que el empleador únicamente está actuando conforme a la solicitud del trabajador respecto a dónde le será consignado el salario. Sin embargo, ya que el pago continúa estando relacionado con la actividad económica desarrollada por el empleador, guardando con ella relación de necesidad, causalidad y proporcionalidad, es posible que sea tomado como deducible en renta.

De esta forma, considerando que la Dian es clara en afirmar que el proceso de bancarización requiere del cumplimiento de las diversas características de las deducciones en materia tributaria, a continuación, Diego Guevara Madríd, líder de investigación tributaria de Actualícese, aborda algunos de los requisitos que dichos pagos deberán cumplir para ser tratados como deducciones o descuentos en el impuesto de renta. Veamos.

Requisitos de la deducción para obligados a llevar contabilidad

Según el artículo 105 del ET, para los contribuyentes que estén obligados a llevar contabilidad las deducciones realizadas fiscalmente corresponden a los gastos devengados contablemente durante el período gravable, siempre que cumplan las siguientes condiciones:

  • Solo será deducible el valor nominal de las transacciones o facturas que generen intereses implícitos.
  • Los gastos derivados de pérdidas generadas por la medición del valor razonable serán deducibles solo en la venta o liquidación.
  • Los gastos por provisiones de obligaciones de monto o fecha cierta únicamente serán deducibles cuando se requiera su respectivo desembolso (a excepción de las provisiones de las que trata el artículo 98 sobre reserva matemática y técnica, además de las de los artículos 112 y 113 del ET respecto a la provisión para futuras pensiones).
  • Los gastos por actualización de pasivos estimados cuando surja la obligación de realizar el desembolso con un monto y fecha cierta.
  • El deterioro de activos será deducible en el momento de la venta o liquidación de los mismos (salvo cuando se trate de las partidas contempladas en los artículos 145 y 146 del ET).
  • Para las deducciones por salarios, el empleador deberá estar al día con los aportes parafiscales (Sena, ICBF, a salud, a caja de compensación familiar) del artículo 108 del ET.
TAMBIÉN LEE:   Obligaciones tributarias de copropiedades: 5 aspectos importantes

Requisitos de la deducción para no obligados a llevar contabilidad

En el caso de los contribuyentes no obligados a llevar contabilidad, las deducciones serán procedentes cuando sean pagadas en dinero o en especie, o en el momento en que se extinga por cualquier otro medio la obligación y equivalga a un pago realizado por el responsable. Por lo tanto, las deducciones incurridas por anticipado solo serán deducibles en el año gravable en que se preste el servicio o se venda el bien (ver nuestro editorial Rechazo de costos y deducciones por parte de la Dian, ¿en qué casos opera?).

Por otra parte, es válido precisar que de acuerdo con el parágrafo 1 del artículo 771-5 del ET podrán ser reconocidos fiscalmente como costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables los pagos en efectivo realizados por el contribuyente, independientemente del número de ellos realizados durante el año, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

Por 2018 el menor valor entre

  • El 85 % de lo pagado, sin que supere el equivalente a 100.00 UVT ($3.315.600.000).
  • El 50 % de los costos y deducciones totales.

Por 2019 el menor valor entre

  • El 70 % de lo pagado, sin que supere el equivalente a 80.000 UVT ($2.741.600.000).
  • El 45 % de los costos y deducciones totales.

Por 2020 el menor valor entre

  • El 55 % de lo pagado, sin que supere el equivalente a 60.000 UVT.
  • EL 40 % de los costos y deducciones totales.

Sin embargo, como lo mencionamos en un editorial anterior, la Dian a través del Concepto 19439 del 27 de julio de 2018 reexamina el texto del parágrafo en mención, e indica que el 85 % , 70 % o 55 % (para 2018, 2019 y 2020 respetivamente) debe ser calculado sobre todos los pagos por costos, gastos y pasivos realizados durante el año por parte del contribuyente, sin importar el medio de pago empleado.

TAMBIÉN LEE:   Incremento del canon de arrendamiento de vivienda urbana 2022

Adicionalmente, la entidad señaló que 50 % de los costos totales (que para 2019 y 2020 equivaldría a 45 % y 40 % respectivamente) aplica a todos los costos y gastos que sean tomados fiscalmente en la declaración de renta, sin detraer aquellos que luego sean rechazos por no cumplir la condición del artículo 771-5 del ET. Para ampliar este tema puede consultar nuestro editorial Bancarización: Dian cambia de posición.

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 17 septiembre, 2019
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace