Desempeño del contador público luego del COVID-19: ¿qué dice la Orientación 18 del CTCP?


3 febrero, 2021
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El CTCP invita a los contadores a cumplir con el Código de Ética y sus principios establecidos en la Ley 43 de 1990 y el anexo 4 del DUR 2420 de 2015.

Firmas pequeñas y medianas de contadores deberán tener en cuenta ciertos factores para que sus prácticas evolucionen y prosperen después del COVID-19.

En medio de un ambiente de incertidumbre generado por la interrupción de la producción, pérdida de negocios, desempleo y las dificultades para generar flujos de efectivo o financiación, podría esperarse un tiempo de recuperación económica, seguido de un crecimiento de las empresas.

Frente a dicha incertidumbre, la honestidad, competencia profesional y objetividad del contador público son virtudes muy valoradas.

«La información financiera confiable y veraz, y la auditoría independiente ahora son muy necesarias por parte de los inversionistas y otras partes interesadas y tienen un papel importante que desempeñar en la gestión de los resultados», indica el Consejo Técnico de la Contaduría Pública –CTCP–.

En la actualización de la Orientación Técnica n.o 18 del CTCP, publicada el 20 de enero de 2021, se recomiendan a los contadores públicos algunos puntos como los siguientes:

Consideraciones éticas

La entidad insta a los contadores a cumplir con el Código de Ética y sus principios establecidos en la Ley 43 de 1990 y el anexo 4 del DUR 2420 de 2015, lo que requiere identificar, evaluar y abordar las amenazas que puedan surgir para reducirlas a un nivel aceptablemente bajo. Se destacan, entre otros, estos elementos:

  • Se debe mantener la debida competencia profesional para aplicar sus conocimientos y habilidades a través de la educación continuada.
  • Respetar la confidencialidad del cliente, evitando divulgar información de sus cifras a menos que por requerimientos legales deba realizarse.
  • Estar atentos a las amenazas que puedan surgir en relación con el reporte de información engañosa para obtener financiación, reducción en pagos de impuestos o ayuda gubernamental.
  • Observar el cumplimiento de las normas legales por parte del cliente relacionadas con la seguridad social, tributarias, laborales, lavado de activos, entre otras.
  • Evitar cobrar tarifas demasiado bajas, que puedan comprometer la calidad del trabajo realizado.
  • No retener documentación del cliente con el objetivo de presionarlo para lograr el pago de honorarios atrasados.
TAMBIÉN LEE:   Estos son los beneficios tributarios para empleadores que contraten población vulnerable

Suspensión de funciones del revisor fiscal o terminación de su contrato

En este aspecto, la Orientación indica lo siguiente:

«El nombramiento y revocación del revisor fiscal es una función que le corresponde a la asamblea de accionistas, junta de socios u órgano equivalente, según lo estipulado en los artículos 187 y 204 del Código de Comercio y otras normas vigentes».

Por lo anterior, si no ha sido nombrado otro revisor fiscal, se entiende que el actual deberá seguir cumpliendo sus funciones.

La remoción del revisor fiscal, dada su obligatoriedad legal o estatutaria, implica la cancelación de los registros públicos correspondientes y la inscripción del nuevo revisor fiscal designado.

Recomendaciones para sociedades de contadores públicos medianas y pequeñas

“Existen 6 áreas de enfoque clave para que las prácticas de las firmas de contadores pequeñas y medianas evolucionen y prosperen después del COVID-19”

Los contadores públicos al ofrecer sus servicios, de forma personal o a través de una sociedad de contadores debidamente inscrita ante la UAE Junta Central de Contadores, en época de pandemia, deberán afrontar situaciones que deben administrar de la mejor manera para continuar ofreciendo sus servicios en un futuro inmediato.

Existen 6 áreas de enfoque clave para que las prácticas de las firmas de contadores pequeñas y medianas evolucionen y prosperen después del COVID-19:

  • Centrarse en el personal: se debe crear una forma adecuada de remuneración y cuidado para el personal que hace parte de la firma, y así retener el talento humano.
  • Comunicación regular con los clientes: los clientes deben sentir que la firma de contadores se preocupa por ellos, por lo que se puede brindar apoyo como asesores de confianza. Hablar con el cliente es primordial para conocer sus temores, desafíos y la posible visión después del COVID-19.
  • Acceso a recursos externos: comunicar al cliente sobre las ayudas que ofrece el Gobierno nacional (Paef, PAP, etc.), ya que esto genera valor agregado al cliente.
  • Diversificar la oferta de servicios: desarrollar habilidades y capacidades para prestar nuevos servicios como proyecciones de flujo de caja, preparación de nuevos planes de negocios, actividades de reestructuración, revisión de planes de continuidad de negocios, entre otros.
  • Operación de la empresa y gestión de riesgos: los clientes podrían no pagar los honorarios de la firma, lo que conllevaría a tener problemas de flujo de caja; además, la cantidad de nuevos clientes podría reducirse, lo que genera presión en las tarifas y mayor competencia.
  • Inversiones tecnológicas: se debe invertir en tecnología para prestar servicios a través de la nube, programas y equipos que permitan escanear soportes de los clientes.
TAMBIÉN LEE:   Proyecto para la reforma de la revisoría fiscal fue entregado al CTCP

«De acuerdo con lo anterior, la crisis actual representa un riesgo para el profesional, pero a la vez un desafío en el futuro para poder prestar su servicio de una manera más eficiente y utilizando la tecnología para la prestación de sus servicios», se afirma en la Orientación.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 3 febrero, 2021
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: