Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo


ACTUALIDAD, Estándares Internacionales Publicado: 14 marzo, 2018

El impuesto diferido debe reconocerse en el mismo componente del resultado integral total o en el patrimonio, en función de la transacción u otro suceso que haya dado lugar al gasto o ingreso por impuesto diferido. En este editorial explicaremos cómo debe realizarse el registro contable.

La Norma para Pymes actualizada en el 2015 por el IASB y adoptada en Colombia a través del anexo 2.1 del Decreto 2420 del 2015, modificado por el Decreto 2496 del mismo año, permite que las entidades que aplican esta norma puedan medir sus elementos de propiedades, planta y equipo utilizando el valor razonable.

El párrafo 17.15.b de la citada norma establece que si la entidad ha optado por un modelo de revaluación como medición posterior de una clase de propiedades, planta y equipo, debe medir estos elementos al valor razonable, menos la depreciación y deterioro posteriores.

Se subraya que esta revaluación no se reconoce para efectos fiscales, por lo tanto [pq]cualquier medición a valor razonable de propiedades, planta y equipo, genera una diferencia temporaria entre el valor contable y el valor fiscal de estas partidas, y por lo tanto, un impuesto diferido[/pq].

Deducción y gasto por depreciación

Dado que la depreciación de cualquier revaluación no se puede tomar como deducción fiscal, la entidad debe mantener registros separados de la deducción calculada sobre el costo original del activo y la depreciación calculada con base en el valor revaluado. Esta separación facilita el proceso de elaboración de la conciliación fiscal, considerando que la depreciación no aceptada fiscalmente no puede hacer parte de los costos (por ejemplo, costos de producción de inventarios) ni de los gastos (deducciones fiscales).

Impuesto diferido por revaluación de propiedades, planta y equipo

La diferencia entre los valores contables y fiscales de la propiedad, planta y equipo es una diferencia temporaria, y da lugar a impuesto diferido. El párrafo 29.35 de la Norma para Pymes establece que la entidad debe reconocer el gasto (ingreso) por impuesto diferido en el mismo componente del resultado integral total o en patrimonio, en función de la transacción u otro suceso que diera lugar al gasto por impuestos.

Ejemplo:

Una entidad adquirió una bodega con un costo de $800.000. Esta bodega se compró con la finalidad de ser utilizada por la entidad, por lo cual se clasificó como propiedades, planta y equipo. La entidad tiene una política de medición posterior de propiedades, planta y equipo al valor revaluado, menos depreciación y deterioro del valor.

La vida útil estimada de la bodega es 15 años, y su valor residual se estima en $500.000.

Al cierre del tercer año , la entidad revaluó el activo, y el nuevo valor razonable a esa fecha es de $820.000.

En el año 5 se realizó una nueva revaluación, esta vez el valor razonable se ubicó en $835.000.

La medición de este activo, sin tener en cuenta la revaluación, es la siguiente:

Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo

Para efectos de mantener un efectivo control sobre el valor en libros del activo, la revaluación y el valor total en libros del activo se miden en el siguiente cuadro, de manera separada:

Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo

La medición del activo para efectos fiscales se realiza teniendo presente la vida útil fiscal de 20 años, pues el activo fue adquirido antes de reforma tributaria. [pq]Si el activo se hubiera adquirido después de la reforma tributaria, la medición se llevaría a cabo de acuerdo con los nuevos artículos 128 al 137 del Estatuto Tributario[/pq].

De acuerdo con lo anterior, los valores fiscales son:

Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo

Cálculo del impuesto diferido:

Debido a que el impuesto diferido debe contabilizarse en resultados o en el patrimonio, de acuerdo con la partida que lo haya originado, es necesario separar el impuesto diferido originado por la diferencia en depreciaciones, el cual se contabiliza con efecto en resultados, y el impuesto diferido originado por la revaluación, el cual se contabiliza con efecto en patrimonio.

Además, si el valor contable excede el costo original, el valor correspondiente a la depreciación previamente tomada como deducción genera impuesto de renta ordinaria por recuperación de deducciones, mientras que el exceso genera impuesto de ganancia ocasional.

El cálculo del impuesto diferido se llevará a cabo en dos partes. Veamos.

Impuesto diferido por diferencia de depreciación:

Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo

El valor correspondiente al efecto en resultados se reconoce como gasto por impuesto diferido en cada uno de los períodos, y corresponde a la diferencia temporaria multiplicada por la tarifa de renta ordinaria.

El impuesto diferido por concepto de la revaluación se calcula así:

Impuesto diferido en revaluación de propiedades planta y equipo

CP. Juan David Maya Herrera
Consultor de Estándares Internacionales de Información Financiera
Certificación Internacional por el ICAEW en IFRS Full (NIIF Plenas)

*Exclusivo para Actualícese

Material relacionado:

La norma no establece la periodicidad con la que deben realizarse las mediciones. Solo requiere que el valor en libros no difiera significativamente del valor razonable. Párrafo 17.15B.