Los gastos de diligencias legales que NO SON DEDUCIBLES y que la DIAN puede pedir que se corrijan

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 23 octubre, 2005

En varias ocasiones es común que las empresas necesiten efectuar trámites ante las Cámaras de Comercio, como inscribir el nombramiento de un nuevo revisor fiscal, o reportar el aumento en su capital suscrito y pagado, etc.

En otos casos, se hace necesario efectuar trámites también ante la oficina de Registro de Instrumentos Públicos, como registrar una escritura pública de compraventa de un bien raiz que hizo la empresa, por ejemplo.

Sin embargo, cuando al departamento de contabilidad llegan los soportes por los “gastos” en que se incurrió al efectuar las diligencias que antes mencionamos, en algunos casos los encargados del registro de dichos gastos no se toman el tiempo necesario para leer el “concepto” por los cuales se tuvieron que cancelar los valores que tales entidades exigen al efectuar dichas diligencias.

Sencillamente los toman como “gastos legales” (en la cuenta 5140 o 5240 del Plan Unico de Cuentas) y al final del año asumen que son totalmente deducibles en sus declaraciones de renta.

No todos los gastos legales son deducibles en la Declaración de Renta

El problema que se origina al no leer con cuidado los conceptos por los cuales se cancelan valores ante las Cámaras de Comercio o ante la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos radica en que tales entidades han venido cobrando, desde enero de 1996, un impuesto conocido como “impuesto de registro” y que está regulado entre los artículos 226 a 235 de la ley 223 de dic de 1995.

Este impuesto es de carácter departamental y se origina por actos como los que mencionamos en el primer párrafo de este artículo.

En consecuencia, sí dentro de los valores totales cancelados por diligencias ante las Cámaras de Comercio o ante las Oficinas de Registro de Instrumentos Públicos tales entidades detallan que una parte fue para cancelar el “impuesto de registro”, la forma correcta de registrar dicho valor no es en las cuentas de “gastos legales” sino en las cuentas de “gasto impuestos” (cuentas 5115 o 5215 del Plan Unico de Cuentas) y va a suceder que tal “gasto impuesto” es un gasto no deducible en las declaraciones del impuesto de renta y complementarios (pues a la luz del art.115 del Et, los únicos gasto impuestos que se pueden deducir son el impuesto predial y el de industria y comercio).

Es mejor gastar un segundo en la vida… que corregir una Declaración

Como vemos, antes de proceder a registrar contablemente los soportes de alguna operación siempre será mejor tomarse el tiempo necesario para leer los conceptos por los cuales se cancelaron algunos valores.

De no hacerlo, muy posiblemente los inspectores de impuestos de la DIAN, que sí conocen mas sobre normas impositvas, podrán detectar este tipo de “gastos no deducibles” y provocar correcciones a las declaraciones del impuesto sobre la renta.

Nota: se debe tener cuidado cuando algunas oficinas de Registro hacen referencia al “impuesto de registro” pero dándole otros nombres en los recibos que emiten pues usan otras descripciones tales como “boleta fiscal” y otras paraecidas, pero en realidad se trata del “impuesto de registro”.

Miremos el Marco Legal

El Marco Legal de este Impuesto puede ser visto en la siguiente dirección:

http://www.secretariasenado.gov.co/leyes/L0223_95.HTM#Nivel012

Por favor, ten un poquito de paciencia… esta página pertenece al website de la Secretaría del Senado, y puede tomar entre uno o dos minutos en cargar.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…