¿Son las cargas no salariales un obstáculo para que las empresas no creen empleos de calidad?


23 noviembre, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El mercado laboral enfrenta desafíos agudizados por el COVID-19, principalmente, el desempleo urbano, la brecha de género y la generación de empleo formal.

Para la Anif, la tasa de desempleo terminaría el año, en promedio, entre 16,5 % y 17 %.

Las medidas de confinamiento obligatorio para enfrentar el COVID-19 se tradujeron en una pérdida masiva de empleos y de ingresos de los hogares. Sin embargo, el descenso en la aplicación de estas medidas ya empieza a mostrar resultados. Este es el centro del análisis que realiza la Anif en su informe El mercado laboral respondió favorablemente al primer mes sin aislamientos, publicado el 13 de noviembre de 2020.

«Para septiembre, los indicadores del mercado laboral mostraron una mejoría relativa, que se pudo apreciar en la tasa de desempleo (15.8 %) y el número total de ocupados (20.2 millones). Sin embargo, con esos resultados también han quedado al descubierto varios de los daños ocasionados al empleo durante los meses más álgidos de la parálisis económica y que ya existían desde antes de la pandemia», indica la Anif.

¿Costos laborales minimizan la contratación por parte de las empresas?

El mercado laboral enfrenta significativos desafíos agudizados por la emergencia, principalmente, en lo referente al desempleo urbano, la brecha de género y la generación de empleo formal.

Particularmente, es necesario revaluar las condiciones de generación de empleo de calidad.

«Dado el panorama complejo en el que nos encontramos, los costos salariales y no salariales elevados que recaen sobre las empresas, en últimas terminan por minimizar su capacidad de contratación», analiza la Anif.

“es crucial avanzar en las discusiones sobre la pertinencia de las cargas no salariales vigentes, la posibilidad de flexibilizar los términos de contratación y los efectos negativos de un ajuste desmedido del salario mínimo”

Para la entidad, en el momento que actualmente vive el país, es crucial avanzar en las discusiones sobre la pertinencia de las cargas no salariales vigentes, la posibilidad de flexibilizar los términos de contratación y los efectos negativos de un ajuste desmedido del salario mínimo en la generación de empleo, el desempleo y la informalidad.

TAMBIÉN LEE:   Lanzan convocatoria de Núcleo E Fondo Mujer Emprende, para fortalecer los emprendimientos femeninos

Falencias a la hora de generar empleo para las mujeres

La paulatina recuperación del mercado laboral ocurre de forma dispareja entre hombres y mujeres. La Anif ha llamado la atención sobre el hecho de que la brecha de género se haya ampliado en los últimos dos meses.

A pesar de que la pérdida de ocupados se ha reducido, la proporción de empleos perdidos que aportan las mujeres respecto a los hombres sigue en aumento. Así, las mujeres perdieron 1,4 millones de empleos durante el mes de septiembre, lo que equivale a un 70 % de la caída total, incluso superior a lo que aportó esa población en agosto (63 %).

Con eso, la tasa de desempleo de los hombres del total nacional fue de 12,3 % (vs. 8,1 % de un año atrás), mientras que para las mujeres fue de 20,7 % (vs. 13 %). Al tomar como referencia el trimestre julio-septiembre, esa cifra asciende a 13 % para los hombres y a 23 % para las mujeres.

Esta situación evidencia que el mercado laboral exhibe una falencia importante a la hora de generar, nuevamente, empleo para una amplia proporción de las mujeres.

El pronóstico de la tasa de desempleo para este año

En suma, la economía ha mostrado un leve repunte en los últimos dos meses, y se espera que se mantenga así en lo que resta del año. Los resultados de septiembre de los sectores de comercio e industria refuerzan el impulso que ha venido recibiendo la actividad económica y confirman el avance en la recuperación de los encadenamientos productivos.

Así, la producción industrial registró una contracción de 3 % anual en septiembre, con lo que recuperó 7,3 puntos porcentuales respecto a agosto, mientras que el comercio minorista se contrajo 0,3 %, que equivale a una mejora de 14,6 puntos porcentuales frente al mes pasado.

TAMBIÉN LEE:   Falta de calidad en formación eleva los índices de informalidad

Sin embargo, la demanda agregada está lejos de recuperar el ritmo observado antes de la pandemia. A pesar de que en 2020 la economía no caería tanto como se pronosticó al comienzo de la pandemia (entre 6,5 % y 8 %), la contracción, según estimaciones de la Anif, sí estará alrededor de 5,8 %.

«Ese menor ritmo en la actividad económica se ha evidenciado en la dinámica de la inflación de este año, que en lo corrido a octubre va en 1.38 % y cerraría el año en 1.8 %. Finalmente, en nuestro escenario base, la tasa de desempleo terminaría el año en promedio entre 16.5 % y 17 %», concluye la entidad.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 23 noviembre, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace