Invitación de IFAC para que los contadores públicos sean constructores de confianza y ética

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 12 febrero, 2020

Invitación de IFAC para que los contadores públicos sean constructores de confianza y ética

Ciudadanos continúan teniendo el más alto nivel de confianza en contadores públicos enfocados al tema de impuestos, entre todos los participantes en sistemas fiscales.

Se debe reforzar y aclarar el papel de la ética para los contadores profesionales que brindan asesoramiento fiscal.

Kevin Dancey, jefe ejecutivo de IFAC, invita a los contadores públicos para que sean profesionales constructores de confianza y ética. El llamado lo ha hecho a través del artículo Contadores profesionales: liderando la ética y la confianza en los sistemas tributarios, publicado por la Federación Internacional de Contadores –IFAC, por sus siglas en inglés– el 4 de febrero de 2020.

Para él, los contribuyentes quieren que se les cobre impuestos de manera justa y eficiente, pero muchos no ven que esto suceda. La confianza en los sistemas tributarios ha disminuido a nivel mundial.

La creciente población mundial y la profundización de la emergencia climática ejercerán una presión adicional sobre la infraestructura y los servicios públicos del mundo y, como resultado, en los ingresos fiscales.

Al mismo tiempo, la digitalización está impulsando la necesidad de nuevas políticas fiscales que aborden las realidades de la economía digital de manera coordinada. Pero a pesar de la necesidad de un consenso global, las naciones continúan tomando medidas unilaterales.

Las personas, los mercados y economías enteras necesitan sistemas impositivos que sean efectivos, transparentes y alineados con las necesidades del siglo XXI. Lograr esto debe ser una prioridad para el G20 y la profesión contable global.

Contadores públicos como generadores de confianza

“ciudadanos continúan teniendo el más alto nivel de confianza en contadores públicos enfocados al tema de impuestos, entre todos los participantes en sistemas fiscales”

Los contadores tienen una ventaja única al hacer este trabajo: la encuesta «G20 Public Trust in Tax» encontró que, en todo el mundo, los ciudadanos continúan teniendo el más alto nivel de confianza en contadores públicos enfocados al tema de impuestos, entre todos los participantes en sistemas fiscales.

«Y aunque no somos el único participante que influye en las percepciones de confianza, tenemos una gran oportunidad para generar confianza en los sistemas impositivos en todo el mundo», indica Dancey.

¿Cómo logramos esto? Un buen paso es reforzar y aclarar el papel de la ética para los contadores fiscales profesionales que brindan asesoramiento fiscal.

«Los contadores públicos profesionales deben incorporar altos estándares éticos para que los gobiernos y el público confíen en ellos para actuar en interés público. La conducta ética de los contadores se refleja en la credibilidad tanto del individuo como de toda la profesión», afirma Dancey.

La posición de las Organizaciones Profesionales de Contabilidad

A nivel nacional, las Organizaciones Profesionales de Contabilidad –PAO, por sus siglas en inglés– tienen la responsabilidad de garantizar que sus miembros brinden asesoramiento fiscal en interés público y mantengan la reputación de la profesión.

Para apoyar a los miembros de las PAO, IFAC ha producido la «Guía de buenas prácticas para PAO». Basándose en los cinco principios fundamentales del Código de Ética para Contadores Profesionales, desarrollado por la Junta de Normas Internacionales de Ética para Contadores –IESBA–. Esta guía destaca la forma en que los contadores pueden aplicar el Código de Ética a su trabajo tributario.

«Sabemos que los sistemas impositivos pueden ser muy complejos y la incertidumbre es una realidad en la práctica de los impuestos. Puede ser una enorme área gris», dice Dancey.

Frente a lo anterior, el IESBA, según su “Estrategia y Plan de trabajo 2019-2023”, ha comenzado a estudiar la evasión fiscal agresiva para ver si se justifica el establecimiento de normas u otras acciones.

A nivel de política global, la recomendación de la OCDE es «exigir a los contribuyentes que divulguen sus agresivos arreglos de planificación fiscal».

IFAC apoya esta recomendación para una mayor transparencia entre los contribuyentes y las autoridades fiscales. Impulsaría un cambio fundamental hacia una mayor cooperación y respeto entre estas partes.

Los datos muestran que los ciudadanos del G20 se preocupan profundamente por los buenos resultados y la transparencia en los sistemas tributarios. Y el debate debe ir más allá de la ética y la transparencia, hacia un consenso sobre políticas tributarias inteligentes a medida que las economías continúan cada vez más interconectadas en un mundo digital. La urgencia en este tema es repetida por la OCDE, entre otros.

«Si bien no podemos esperar resolver todos estos problemas de la noche a la mañana, los contadores profesionales deben participar en el debate. Debemos trabajar de manera ética y transparente en los sistemas tributarios con determinación y nuestro ojo colectivo en los objetivos a largo plazo», indica Dancey.

Dancey agrega que se debe avanzar en soluciones de políticas globales que sean adecuadas para el futuro. «Y, a medida que avanzamos en la próxima década, debemos actuar juntos», concluye.

Material relacionado

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

Precio regular: $999.000/año

Hoy $699,900*/año

$999,000/20 meses