En que momento debe contabilizarse y declararse el ingreso por la venta de un vehículo que figuraba como activo fijo?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 16 agosto, 2005

Es común ver como muchos propietarios de vehículos (ya sean personas naturales o personas jurídicas), a la hora de decidir vender los mismos, sencillamente soportan tal venta con el documento denominado “Contrato de compraventa de vehículo” y adicionalmente cumplen con expedir la respectiva factura de venta (si están obligados a expedirla). Sin embargo, a muchos de ellos no les importa confirmar si el nuevo propietario del vehículo lleva a cabo o no la diligencia de traspaso ante la secretaría de transito en ese mismo año de la venta.

Lo anterior reviste una trascendental importancia por cuanto en caso de no cumplirse con la diligencia de traspaso ante la secretaria de transito, es como si la venta, para efectos jurídicos, tributarios y contables, se considerara como no llevada a cabo.

Un ejemplo sencillo… (si el vendedor es una persona natural)

Digamos que una persona natural A, trabajador independiente (es decir, que genera sus ingresos por honorarios, comisiones y servicios), vende en diciembre de 2003 uno de sus activos fijos vehículo a otra persona natural B pero solo a los dos años siguientes a la venta (en mayo de 2005), y sin que él se de cuenta, es cuando el nuevo dueño decide hacer la diligencia de traspaso ante las autoridades de transito.

Para muchos es conocido que en el proceso de traspaso ante las autoridades de transito es cuando se debe acreditar el pago de la retención en la fuente que se origina para el que venía como propietario del vehículo (1% del valor en transito al momento del traspaso; ver art.398 del ET). Por tanto, solo en ese momento en que se efectúa el traspaso es cuando se podrá decir que la persona A “vendió su vehículo” y en consecuencia debe declarar el ingreso y también tomarse la retención en la fuente que certifica la secretaría de transito a su favor.

Por tanto, el tratamiento correcto que debía haber seguido la persona A al cierre del año 2003 y al cierre del año 2004 era haber incluido el vehículo entre sus activos fijos (porque fiscal y jurídicamente él seguía siendo el dueño), y al mismo tiempo, reportar como pasivo “anticipo recibido para venta de vehículo” con la persona B el dinero que esta última le había entregado desde diciembre de 2.003.

Las consecuencias tributarias de no hacer el traspaso

Así las cosas, habrá problema si la persona A, considerando que la venta se debía declarar en el 2003, procedió a declarar esa venta en su declaración de renta 2.003 pues no era ese el año en que debía reportarla ya que no se había configurado la “venta” y además no tenía el dato de la retención en la fuente para restarla en su liquidación del impuesto de renta a cargo (1% del valor de la venta).

Téngase presente además que si la persona A desconoce que el traspaso se hizo durante el 2005, va a suceder que él, como trabajador independiente puede llegar a la conclusión de que al cerrar el año 2005 no estará obligado a presentar declaración de renta 2005 por cuanto sus “ingresos brutos totales del año” no exceden los $63.660.000 (ver art.594-1 del ET; ese tope es solo de 26.525.000 en el caso de las demás personas naturales, sin incluir a los asalariado, tal como lo indica el art.592).

Sin embargo, como tributariamente la venta del vehículo se entiende realizada en el 2005, es posible que el monto de la venta (que como mínimo debe ser el del valor en transito) sumada a sus otros ingresos brutos del año, Sí LO CONVIERTAN EN DECLARANTE DE RENTA 2.005 pues en el caso de todas las personas naturales (sin incluir a los asalariados) el valor de la venta de sus activos fijos sí se toma en cuenta para saber si exceden o no el monto de los ingresos brutos que obligan a presentar declaración de renta. (ver art.593 parágrafo 2 del ET)

Es por tanto en el año 2005 en el que esa persona natural A deberá tomar en cuenta el ingreso bruto de la venta del vehículo que había hecho desde el 2003, y concluir si debe o no declarar renta 2005. Así mismo, es en el año 2005 en el que podrá hacer uso de la retención en la fuente que certificará la secretaría de transito para poder disminuir el impuesto de renta a cargo.

La moraleja de este caso es que cada persona natural, a la hora de vender sus vehículos, deberá estar pendiente de averiguar al cierre de cada año, si el nuevo dueño a hecho o no el respectivo traspaso en la secretaría de transito. De no hacerlo, tendrá problemas a la hora de conocer si está obligado o no a declarar renta, e igualmente en la determinación de su impuesto de renta a cargo por el año en que se entiende realizada la venta (el año del traspaso)

Ahora, ¿si el vendedor es una persona jurídica?

Distinta es la situación si quien vende el activo fijo vehículo es una persona jurídica, pues si lo vende a una persona natural que no es agente de retención, a esa persona juridica no se le practica retención en la fuente ni por parte del comprador ni por parte de la secretaría de transito. Incluso, si lo vende a una persona natural que sí es agente de retención o se lo vende a otra persona jurídica, en tal caso es el comprador quien debe practicar la retención en la fuente (al 1%) y no la secretaría de transito (véase el inciso segundo del art.5 del decreto 1512 de 1985, el cual fue modificado con el art.8 del decreto 2509)

En este caso, ¿que pasaría si el comprador no hace el traspaso?

El problema para este caso se origina si en efecto el comprador no lleva a cabo la diligencia del traspaso ante la secretaría de transito en el mismo año de la negociación, pues de nuevo nos enfrentaríamos a la situación de que la persona jurídica que vende deberá seguir declarando el activo y a la vez un pasivo “anticipo recibido para compra de vehículo” (claro está, no podrá seguir ajustando por inflación ni depreciando ese activo).

Por tanto, solo cuando se lleve a cabo la operación del traspaso será cuando pueda dicha persona jurídica declarar el ingreso por venta de activo fijo. Sin embargo ¿Qué pasaría si el comprador hizo la retención en la fuente en el momento en que negociaron el activo, pero el traspaso se hace en otro año fiscal subsiguiente? Esto es algo bien complicado pues es como si la persona jurídica que vendió el activo se viera entonces obligada a declarar la venta para poder tomarse la retención que le certificará su comprador.

¿Cómo hacerlo correctamente?

Por consiguiente, lo correcto de parte de la persona natural o jurídica compradora del vehículo es que si no va a efectuar el traspaso en el mismo año de la negociación, proceda entonces a registrar, no un “activo fijo” sino un “anticipo para compra de vehículo” y solo causar, pagar y certificar la retención en la fuente en el año en que vayan a efectuar el traspaso.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…