¿Cuál es el balance de las cajas de compensación frente al desempleo en medio de la pandemia?

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 28 septiembre, 2020

¿Cuál es el balance de las cajas de compensación frente al desempleo en medio de la pandemia?

Más de 215.000 colombianos han recibido subsidio de desempleo por parte de las cajas de compensación.

Para auxilios de desempleo se destinaron 627.000 millones de pesos de los recursos del sistema de compensación familiar.

En las cajas de compensación la disminución de afiliados llegó a 807.000 personas.

Asocajas, a través de su boletín de empleo del mes de septiembre de 2020, presentó un balance del papel de las cajas de compensación familiar en medio de la pandemia.

La entidad indica que los resultados más desfavorables en términos de indicadores de mercado laboral se observan en las 23 principales ciudades y áreas metropolitanas del país, en donde la tasa de desempleo aumentó en 108,3 % y la tasa de ocupación cayó 22,7 %.

“las cajas de compensación han sido fundamentales en el proceso de entrega de este auxilio a los colombianos”

En medio de esto, el subsidio de desempleo ha tomado una especial relevancia, y las cajas de compensación han sido fundamentales en el proceso de entrega de este auxilio a los colombianos.

Recursos destinados al auxilio de desempleo

Al 27 de agosto de 2020, indica Asocajas, se recibieron 809.751 solicitudes para auxilio de desempleo, de las cuales el 64 % tienen soporte documental y han pasado a estado de radicado.

Las solicitudes aprobadas ascienden a 330.204. Y en este mes de septiembre, 215.880 personas se han beneficiado del auxilio de desempleo con recursos del Fosfec, cumpliendo la meta que se tenía con el Gobierno nacional de llegar a 210.000 solicitudes.

En este sentido, los recursos del sistema de subsidio familiar comprometidos para llegar al total de beneficiarios son más de 627.000 millones, de los cuales se han desembolsado alrededor de 370.000 millones de pesos.

¿Y quienes no alcanzaron los beneficios?

Cabe recordar que el 12 de agosto de 2020 se cumplió el plazo para postularse, ya que, como lo indicaba el Decreto Legislativo 488 de 2020, los beneficios se mantendrían hasta que permanecieran los hechos que dieron lugar a la emergencia, y hasta donde permita la disponibilidad de los recursos del sector empresarial administrados por las cajas de compensación.

Para las personas que perdieron el empleo desde el 12 de marzo de 2020 y que no alcanzaron a beneficiarse, se generarán listas de espera para acceder al Ingreso Solidario, reglamentado en el Decreto Ley 801 de 2020, quienes serán atendidos por el Gobierno nacional en las condiciones que se establezcan.

Impacto en el sistema de compensación familiar

En julio se registró una reducción del 8,4 % en el número de afiliados a las cajas de compensación, llegando a 8,79 millones de personas, lo que significa una pérdida de 807.000 afiliaciones. Esta cifra comparada con la cifra general de desempleo, que llegó a 4,6 millones de personas, evidencia que la mayor pérdida de empleos se da en los trabajadores informales.

El análisis del boletín de Asocajas indica que las empresas medianas que tienen formalizados a sus trabajadores se han visto más afectadas que las pequeñas y las grandes empresas, registrando una reducción de los cotizantes del orden del 11,6 %, lo que equivale a una caída de 185.000 trabajadores.

Por su parte, las empresas pequeñas, que proveen el 39 % de los trabajadores del sistema, tuvieron una reducción del 8,1 %, representada en 290.000 trabajadores, y las grandes empresas bajaron el número de cotizantes en 323.000 personas, es decir, una caída del 8 %, siendo aún la principal fuente de cotizantes de todo el sistema, con un peso del 44 %.

Aportes al sistema de compensación

Al respecto, en el boletín se indica lo siguiente:

«En materia de aportes al sistema de compensación, en julio de 2019 habían llegado a $669 mil millones por efecto de la estacionalidad asociada al pago de primas de mitad de año. Sin embargo, en el mismo periodo de este año los aportes se acercaron a los $646 mil millones, una reducción del 3.5 %».

El decrecimiento significativo de la población ocupada y la caída en la población económicamente activa se ven reflejados en el indicador de informalidad para las 23 ciudades y áreas metropolitanas, el cual tuvo un retroceso de 1,1 %, pasando de 47,3 % en junio de 2019 a 46,2 % para junio de 2020.

Esta reducción representa cerca de 1,3 millones de informales.

«Este comportamiento de la informalidad se debe a la reducción en la población activa que por el COVID-19 pasó involuntariamente de la condición de ocupación a inactividad debido a las restricciones generadas por el aislamiento social obligatorio, razón por la cual no se consideraron desempleados», se explica.

Con el anterior escenario descrito, desde Asocajas se observa la necesidad de implementar mecanismos eficientes que incentiven la producción de las empresas y la conservación de puestos de trabajo.

«Herramientas como el subsidio a la nómina y el pago por resultados, que ya se han implementado en Colombia son, sin duda, estrategias efectivas para ayudar a población de alto riesgo al desempleo a reengancharse al mercado laboral formal. Ahora, será necesario que cada región adopte medidas, ajustadas a su realidad local, donde se promuevan alianzas público – privadas y se generen acciones sostenibles que permitan que el nuevo tránsito a la normalidad venga acompañado de una recuperación de la economía y del empleo en cada región», recomienda la entidad.

Material relacionado

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año