Sociedad acogida a la Ley 1429 de 2010 con único accionista que muere después de diciembre de 2016


24 agosto, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Toda sociedad anónima acogida a la Ley 1429 de 2010 podrá tributar de forma reducida hasta completar sus primeros 5 años siempre que no haya cambios en su composición accionaria. ¿La muerte del único accionista y la continuación de la sociedad con sus herederos cambia la composición accionaria?

Las nuevas sociedades comerciales de todo tipo (anónimas, limitadas, SAS, etc.) que se hayan creado entre diciembre 30 de 2010 y diciembre 31 de 2016, y que cumplieran con los requisitos de la Ley 1429 de diciembre 29 de 2010 y el Decreto 4910 de diciembre de 2011, podían acogerse a los beneficios del artículo 4 de la Ley 1429 de 2010, entre los cuales figuraba el de poder tributar de manera reducida progresiva solo en su impuesto de renta (pero no el CREE) y solamente dentro de sus primeros 5 o 10 años de existencia jurídica (dependiendo del departamento en que se instalaran).

Ahora, bien, y luego de que el artículo 376 de la Ley 1819 de 2016 derogara el artículo 4 de la Ley 1429 de 2016, se entiende que las sociedades que alcanzaron a acogerse a los beneficios de dicha norma únicamente podrán beneficiarse, a partir del año gravable 2017, de terminar de tributar durante sus primeros 5 años con la nueva tabla especial que quedó contemplada en el parágrafo 3 del artículo 240 del ET, luego de ser modificado con el artículo 100 de la Ley 1819 de 2016  (los otros dos beneficios que concedía el mismo artículo 4 de la Ley 1429 de 2010, a saber, el de no estar sujetos a retenciones en la fuente ni a renta presuntiva durante sus primeros 5 o 10 años, se pierden a partir del año gravable 2017; ver Concepto Dian 900479 de marzo 1 de 2017).

TAMBIÉN LEE:   Reforma tributaria 2022: ¿debería o no aprobarse antes de finalizar el año?

Sin embargo, cuando la sociedad que alcanzó a acogerse a los beneficios de la Ley 1429 de 2010 sea una sociedad anónima, y desee aplicar en los años gravables 2017 y siguientes (hasta completar sus primeros 5 años de existencia) la nueva tabla contenida en el parágrafo 3 del artículo 240 del ET, deberá cumplir con la exigencia del numeral 6 de dicho parágrafo en el cual se lee lo siguiente: “El cambio en la composición accionaria de estas sociedades, con posterioridad a la entrada en vigencia de la presente ley, implica la pérdida del tratamiento preferencial y se someten a la tarifa general prevista en este artículo.”

Ahora bien, es claro que lo dispuesto en la norma antes citada (la cual solo aplicaría a las sociedades del tipo anónimas pero no aplicaría a los demás tipos societarios, pues solo en las anónimas tiene cabida la expresión “composición accionaria”) se agregó al ET con la intención de evitar que solo las sociedades anónimas conformadas por ciertos accionistas al cierre del 2016, y a las cuales les faltaban varios años para cumplir sus primeros 5 años de existencia, pudieran terminar siendo vendidas a otros nuevos accionistas los cuales se beneficiarían de que la sociedad en cuestión tiene varios años para poder tributar con unas tarifas reducidas progresivas.

Sin embargo, en relación con la prohibición de la norma anteriormente citada,  surgen las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué sucedería con una sociedad anónima, del tipo SAS, con único accionista persona natural, creada entre los años 2010 y 2016, que sí se alcanzó a acoger a los beneficios de la Ley 1429 de 2010, y a la cual, luego de diciembre de 2016, aún le faltan varios años para completar sus primeros 5 años de existencia jurídica, pero sucede que ese único accionista persona natural fallece después de diciembre 31 de 2016?
  2. ¿Si la sociedad continúa con los herederos, se diría que hubo “cambio en la composición accionaria” y por tanto la sociedad ya no podría terminar de tributar con la tabla especial contenida en el parágrafo 3 del artículo 240 de la Ley 1819 de 2016?
TAMBIÉN LEE:   "Al asignar beneficios tributarios a las empresas se observan más lineamientos políticos que técnicos"

La muerte del único accionista de una SAS después de diciembre 31 de 2017

En relación con los  interrogante anteriores, es importante destacar que la Superintendencia de Sociedades, a través de su Oficio 220-099167 de mayo 15 de 2017, indicó que si llega a fallecer el único accionista propietario de una SAS, la sociedad no se tiene que disolver automáticamente (no le aplicaría la norma del numeral 3 del artículo 218 del Código de Comercio), pues la sociedad podría continuar con los herederos de dicha persona natural que terminen recibiendo en sucesión las acciones que el fallecido poseía dentro de la sociedad.

“cualquier cambio en la composición accionaria que se produzca a partir de enero 1 de 2017 en la sociedad que venía acogida a la Ley 1429 de 2010 provocaría que ya no pueda terminar de tributar con las tarifas especiales mencionadas en el parágrafo 3 del artículo 240 del ET”

Ahora bien, y aunque la sociedad pueda continuar operando con los herederos del fallecido, sucede que el numeral 6 del parágrafo 3 del artículo 240 del ET anteriormente citado no hace ninguna distinción sobre lo que debe entenderse por “cambio en la composición accionaria”. Por tanto, dicha norma daría a entender que cualquier cambio en la composición accionaria que se produzca a partir de enero 1 de 2017 en la sociedad que venía acogida a la Ley 1429 de 2010 provocaría que ya no pueda terminar de tributar con las tarifas especiales mencionadas en el parágrafo 3 del artículo 240 del ET, condición que se haría extensiva entonces hasta el cambio de accionistas por la sucesión que origina la muerte del único accionista que tenía la sociedad a diciembre de 2016.

TAMBIÉN LEE:   Obligaciones y beneficios tributarios que tendrán lugar en julio de 2021

Si lo anterior es totalmente válido, se necesitaría de alguna reglamentación especial del gobierno en la cual se establezca que las sociedades que tengan un “cambio en su composición accionaria” originado solamente por la sucesión que origina la muerte de su único accionista, sí podrían terminar de tributar, hasta completar sus primeros 5 años, con las tarifas de la tabla especial que quedó contemplada en el parágrafo 3 del artículo 240 del ET. Sin embargo, también se tendría que exigir que los herederos no podrían vender esas acciones heredadas a ningún otro nuevo accionista.

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 24 agosto, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace