“Tenemos el compromiso, con nuestro desempeño, de posicionar la profesión en el lugar que se merece”

  • Publicado: marzo 6, 2013
  • Última Actualización: marzo 8, 2013

close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

María Fernanda Mejía, C.P. y presidenta de MAC-JCI lamenta que los contadores no han logrado posicionar la profesión en el nivel que se merece e invita a sus colegas a mantenerse a la vanguardia del conocimiento según las áreas donde incursionen.

Foto: Dinero.com

Foto: Dinero.com

Hoy, en el Día de la Mujer destacamos el papel y trabajo de María Fernanda Mejía, presidenta de MAC-JCIy quien desde 1985 trabaja en esta compañía.

Allí, ella empezó en el área de auditoría interna y en 2001 era la vicepresidencia financiera y administrativa. Desde que asumió la presidencia de la empresa, esta contadora pública ha incursionado en mercados como Estados Unidos, Kuwait, Bolivia, Qatar, México y Arabia Saudita, entre otros.

¿Cómo evalúa hoy por hoy el desempeño de los contadores públicos?

Las universidades están haciendo un gran esfuerzo en el proceso de formación de los estudiantes de Contaduría. Ya hay varias facultades con Acreditación de Calidad, lo cual es muy importante para mejorar el nivel de los profesionales.

En el diario vivir encontramos contadores de todo talante, pero considero que cada día es más exigente el nivel profesional que se debe tener si se quiere tener éxito y eso hace que los profesionales tengamos que estudiar permanentemente y desarrollar nuevas competencias para dar respuesta a lo que se espera de nosotros. Muchos profesionales así lo han entendido.

¿Piensa que la profesión contable está siendo bien valorada en Colombia?

Lamentablemente los contadores no hemos logrado posicionar nuestra profesión en el nivel que se merece y que tiene en otros países; lógicamente hay excepciones.

¿Realmente pesa la palabra y el conocimiento de los contadores dentro de las empresas?

Ese peso depende mucho de las competencias personales y profesionales de quien ejerce el cargo de contador. El contador tiene mucho que aportar a la empresa teniendo en cuenta que su trabajo le permite tener un amplio nivel de conocimiento sobre el negocio, y del análisis de contexto, de la visión del negocio, de los indicadores de desempeño y de los resultados financieros obtenidos puede entregar no solamente una información financiera oportuna y confiable, sino también un análisis detallado del negocio como herramienta muy importante para la toma de decisiones.

¿Qué actitud presentan los contadores frente a un tema trascendental y que ya está encima como son las NIIF

En general la actitud frente a las NIIF es positiva. Hay interés en capacitarse al respecto y hay conciencia de la urgencia de asumir este tema, no solamente por la obligatoriedad legal, pues los plazos para su implementación se están acortando, sino por la necesidad de tener estándares  de información financiera en un mundo globalizado, que permita hacer comparable la información a evaluar.

No podemos dejar de lado el tema de la Reforma Tributaria. Después de verla rodar estos dos primeros meses, ¿qué destaca y qué rechaza?

Todavía faltan muchas cosas por aclarar, que esperamos definan los decretos reglamentarios; pero en general hay un aumento en el nivel de tributación.

Un mensaje para los contadores públicos colombianos…

Que debemos sentirnos orgullosos de ser contadores, querer y respetar nuestra profesión. Tenemos el compromiso de lograr, con nuestro desempeño profesional y personal, posicionar la profesión en el lugar que se merece. Que debemos mantenernos a la vanguardia del conocimiento en el área que escojamos para desempeñarnos; el mundo globalizado trae grandes retos y oportunidades y no podemos ser inferiores a ellos.

Lo bueno, lo malo y lo feo de la profesión

Bueno, la Contaduría Pública es una profesión de amplio espectro para el desempeño profesional, de acuerdo con las habilidades, preferencias y oportunidades para los profesionales.

Algo malo y feo, no de la profesión como tal sino de algunos contadores, que con su desempeño mediocre han desacreditado la profesión y evitado que se reconozca el nivel gerencial que puede y debe tener en las organizaciones.