Corrupción política en Colombia: problemática y tratamiento de un cáncer que estanca al país


26 mayo, 2022

Existen condiciones que propician la corrupción en el país: las economías ilícitas, las barreras al control ciudadano y una cultura permisiva.

Para Fedesarrollo, se debe fortalecer la capacidad de la sociedad de hacer control a la corrupción con esquemas de protección al denunciante.

Este domingo 29 de mayo de 2022 los colombianos saldrán a votar por el candidato que deseen elegir para que lidere los destinos de Colombia por los próximos cuatro años. Seguramente, uno de los propósitos del nuevo gobernante será reducir los índices de corrupción.

En el capítulo Corrupción del informe ¿Qué hacer en…?, Fedesarrollo pone la lupa en este flagelo. La entidad indica que la corrupción es uno de los principales obstáculos para el desarrollo socioeconómico y evita la consolidación de un Estado eficaz y eficiente y el fortalecimiento de la democracia en Colombia.

Además, “socava el crecimiento al distorsionar la asignación de recursos en la economía”. En el ámbito político y social, “erosiona la legitimidad de las instituciones públicas y privadas, disminuye la confianza en la democracia, y deteriora el tejido social”. Lo anterior se refleja en la opinión pública, que percibe la corrupción como uno de los principales problemas del país.

Problemáticas asociadas a la corrupción en Colombia

De acuerdo con el informe, existen condiciones estructurales transversales que propician la manifestación de la corrupción en el país: las economías ilícitas, las barreras al control ciudadano y una cultura permisiva con la corrupción.

En cuanto a las principales problemáticas asociadas a los niveles de corrupción en Colombia, el informe enumera 12:

  1. La ausencia de autonomía y capacidad para las investigaciones electorales del Consejo Nacional Electoral.
  2. La falta de transparencia y recursos públicos insuficientes para la financiación de las campañas.
  3. La excesiva competencia interna en los partidos y debilidad de estos por opciones de inscripciones independientes a campañas.
  4. Los riesgos de corrupción en el sistema de justicia y organismos de control por una ausencia de autonomía e independencia frente a intereses políticos y económicos de la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría.
  5. La falta de efectividad y eficiencia en las investigaciones contra la corrupción y debilidad en la capacidad para investigarla como un fenómeno complejo y de redes, debido al enfoque tradicional de caso por caso.
  6. Los incentivos perversos por un diseño no óptimo, duplicidad de funciones y controles excesivos en los organismos de control.
  7. La falta de transparencia y competencia en el sistema de compra pública y el abuso de los regímenes especiales de contratación y de las causales de contratación no competitiva.
  8. La captura e influencia indebida de la política en entidades del gobierno nacional y territorial para extraer rentas en la contratación en las entidades.
  9. La falta de capacidad en las entidades para los procesos de contratación y la insuficiente coordinación e integración de los sistemas de información.
  10. La politización de los contratos de prestación de servicios y de los cargos provisionales en el contexto de una tendencia creciente en el uso de estas figuras en el sector público y debilidad estructural en la política de talento humano en el Estado colombiano.
  11. La incidencia indebida de intereses particulares en la formulación de regulaciones y políticas públicas en el Congreso, Ejecutivo y agencias regulatorias.
  12. El abuso de la implementación de programas públicos para fines políticos y electorales.
TAMBIÉN LEE:   Programas de transparencia y ética empresarial: ¿cuáles sanciones hay para las empresas si no se implementan?

Colombia estancada en índices de corrupción

Cabe recordar que el 25 de enero de 2022 Transparencia Internacional reveló el Índice de percepción de la corrupción –IPC– 2021, el cual muestra que los niveles de corrupción a nivel mundial no han registrado cambios.

En el índice, Colombia obtuvo 39 puntos sobre 100, siendo 0 la corrupción muy elevada y 100 la ausencia de corrupción. El país se ubica en el puesto 87 entre 180 países evaluados.

La calificación de Colombia permanece en un estancamiento desde hace una década. Durante 10 años Colombia ha obtenido calificaciones entre 36 y 39 puntos, es decir, sin variaciones estadísticamente significativas. En el ranking de 2021, el país pasó del puesto 92 (IPC 2020) al 87 debido a que cinco países que antes se encontraban con una calificación mayor que Colombia, decayeron: Argentina, Lesoto, Turquía, Guyana y Marruecos.

Conoce más información sobre el estancamiento de Colombia en nuestro análisis Índice de percepción de la corrupción: Colombia lleva 10 años estancada.

Soluciones para evitar la corrupción política en el país

“en Colombia no hay medidas concretas para enfrentar la corrupción desde el enfoque de la protección de derechos humanos o inclusión de género”

Según el informe, en Colombia no hay medidas concretas para enfrentar la corrupción desde el enfoque de la protección de derechos humanos o inclusión de género.

Aunque existe normativa enfocada en la lucha contra la corrupción en Colombia, la brecha en su implementación práctica impide la prevención de este flagelo.

Al respecto, la publicación de Fedesarrollo se pregunta: ¿qué hacer en la lucha contra la corrupción? En primera instancia se debe modificar la nominación y elección de los magistrados del Consejo Nacional Electoral –CNE–, fortalecer su capacidad con presupuesto y planta autónomos, y una mejora en sus capacidades de investigación.

TAMBIÉN LEE:   Bogotá ingresó a la iniciativa de transparencia fiscal GIFT

Respecto a lo anterior, los magistrados del CNE deben ser elegidos con reemplazos escalonados en el tiempo, con ternas propuestas de un concurso de méritos y definidos por un comité temporal constituido por sorteo. La elección se debe hacer por cooptación entre los miembros del CNE.

Otra de las alternativas que plantea el informe es aumentar la financiación pública directa e indirecta a las campañas del 30 al 70 por ciento de los gastos de campaña y fortalecer el control a los reportes de ingresos y gastos de las campañas políticas.

De igual manera, se propone que se debe adelantar una reforma integral a los organismos de control para mejorar su eficacia. Una reforma que tenga en cuenta los antecedentes presentados y las causales de los hechos de corrupción más comunes.

Finalmente, el informe destaca dentro de las soluciones para combatir la corrupción en Colombia hacer seguimiento a los flujos de recursos ilícitos y el lavado de dinero asociado a la corrupción, además de combatir el uso del efectivo en las campañas políticas y la falta de transparencia de estos recursos.

De igual forma, “fortalecer la capacidad de la sociedad civil de hacer control a la corrupción con esquemas de protección al denunciante y mayor acceso a información, también es una buena propuesta para combatir la corrupción actual en Colombia”.

Conoce más sobre la promoción de la participación ciudadana en la construcción, discusión e implementación de medidas anticorrupción en nuestro análisis Corrupción en Colombia: avances y retrocesos.

Material relacionado:

TAMBIÉN LEE:   Colombia y Emiratos Árabes Unidos inician negociaciones para un tratado de libre comercio

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 26 mayo, 2022
    (hace 1 mes)
Categorías:
Etiquetas: