Si se aplica la circular de Supersociedades, en Marzo de 2009 se tendrá que rotar a ciertos Revisores Fiscales

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 25 marzo, 2009

Si se aplica la circular de Supersociedades, en Marzo de 2009 se tendrá que rotar a ciertos Revisores Fiscales

Según Supersociedades, los Revisores Fiscales que anualmente perciban el 25% de sus ingresos de parte de una misma empresa o grupo de empresas, ya no son aptos para seguir en el cargo de Revisor Fiscal pues se compromete su independencia mental. Esta y otras recomendaciones comprometerían la contratación de muchos Contadores como Revisores Fiscales. Pero al ser sólo una recomendación, podríamos esperar cierto nivel de flexibilidad en su aplicación.

El pasado 21 de Octubre de 2008, cuando la Supersociedades expidió su Circular externa 115-000011 para recopilar en ella las pautas que sobre el ejercicio de la Revisoría Fiscal se deberían observar en las Sociedades que estén bajo su supervisión, impartió unas recomendaciones para que en las empresas se pueda garantizar la independencia mental de quien ejercerá el cargo de Revisor Fiscal (sobre esta  circular publicamos este  “Análisis a Circular Supersociedades sobre Revisoría Fiscal en entes bajo su supervisión”).

En el numeral 5 la Supersociedades recuerda que el Revisor Fiscal, como Contador que es, requiere cumplir con las Normas de auditoría generalmente aceptadas, contenidas en el Artículo 7 de la Ley 43 de 1990, y una de tales Normas indica:

El contador público debe tener independencia mental en todo lo relacionado con su trabajo, para garantizar la imparcialidad y objetividad de sus juicios”.

Por consiguiente, para lograr que se facilite esa independencia mental, la Supersociedades, bajo el numeral 5.1.2 de su circular, hizo esta recomendación a las sociedades que tengan contratado el servicio de Revisoría Fiscal ya sea con una Firma de Contadores o con un Contador Persona Natural directamente:

“Atendiendo los estándares y las prácticas internacionales, esta Superintendencia considera adecuado recomendar que los entes económicos adopten medidas adicionales que faciliten el mantenimiento de la independencia del revisor fiscal, orientadas a:

  • Designar como revisor fiscal a personas o firmas que no hayan recibido ingresos de la compañía y/o de su matriz o de alguna de sus subordinadas que representan el veinticinco por ciento (25%) o más de los últimos ingresos anuales de aquél.
  • Que el ente económico, en los contratos que suscriba con su revisoría fiscal, pacte cláusulas en las que la firma de contadores se comprometa a rotar a las personas que al interior de la entidad adelantan dicha función con por lo menos una  periodicidad de cinco (5) años. Igualmente, a pactar que la persona que ha sido rotada solamente pueda retomar la auditoría de la misma compañía
    luego de un periodo de dos (2) años.

Esta recomendación también aplica para los casos en los cuales el revisor fiscal sea una persona natural, sobre el entendido de evaluar la relación entre auditor y auditado, con el fin de establecer si aún permanecen todas las condiciones necesarias que permitan garantizar la independencia del Revisor Fiscal.”

El criterio del 25% puede dejar sin ingresos a muchos Revisores Fiscales Personas Naturales

Si esta recomendación es acatada por las Sociedades colombianas (y resaltando que se trata de  una recomendación tomada de los estándares y prácticas internacionales de Gobierno Corporativo que se aplican hoy día en muchas empresas en el mundo), sería entonces en las próximas asambleas a realizarse a finales de 2009 cuando las sociedades deberán verificar si quien viene desempeñando el cargo de Revisor Fiscal, o el candidato para apenas entrar a ocuparlo, no obtuvo más del 25% de sus ingresos del año 2008 (por cualquier concepto) con esa empresa o con las demás empresas del grupo.

Eso implicaría que la misma Firma o persona que están ocupando el cargo y que aspiran a  ser reelegidas, o la Firma o persona que aspiran a ocuparlo por primera vez, tendrían  que expedir ellas mismas una certificación en la que se diga entonces cuáles fueron sus ingresos totales que por todo concepto obtuvieron durante el 2008 y la parte que de esos ingresos totales fue obtenida con la empresa o grupo empresarial donde continuarían (o asumirían) como Revisores Fiscales.

En todo caso, si se ha de entender que la Firma o persona  que percibe más del 25% de sus ingresos con una empresa o con las empresas del mismo grupo es una Firma o persona que entonces tiene “empeñada” su independencia mental para ejercer la Revisoría Fiscal y que por eso no es conveniente seguirlo vinculando, habría que decir que esta medida afectará entonces enormemente a aquellos Revisores Fiscales que sean Personas naturales.

Y la razón es clara: si ese Revisor Fiscal Persona Natural sólo viene atendiendo a una única empresa o grupo (pues están quizás empezando a ejercer su profesión o por diversos motivos perdieron a sus otros clientes) y  por tanto sus ingresos con esa empresa o grupo son el 100% de sus ingresos propios, ese tipo de Revisor Fiscal quedará entonces desvinculado de la empresa, y si no consigue nuevos clientes o nuevas ocupaciones empezará a pasar necesidades.

A rotar personal cada cinco años

De otra parte, en cuanto a la segunda parte de la recomendación dada por la Supersociedades, se entendería entonces que a partir del actual año 2009, si una misma Firma de Contadores ocupa el cargo de Revisor Fiscal durante más de 5 años continuos, entonces cada 5 años deberá rotar al personal que ejecutará las labores.

Esa medida puede ser difícil de cumplir para las  firmas pues para cuando llega el momento de la rotación puede ser que no consigan nuevas personas calificadas o con experiencia para atender a ese cliente o que no tengan incluso otros clientes a los cuales enviar a los funcionarios que en ese momento ya no atenderán al cliente.

Y si el caso es que el cargo de Revisor Fiscal no se lo asignan a una Firma sino a un Contador Persona Natural, entonces cada 5 años ese Contador tendría que renunciar a su cargo de Revisor Fiscal.

Solo ciertas sociedades van a querer aplicar estas recomendaciones

En todo caso, es fácil imaginarse que estas pautas dadas por la Supersociedades, por ser solo recomendaciones y no mandatos, no van a terminar siendo aplicadas por todas las Sociedades sino solo por aquellas a las que sí les importa que su Revisor Fiscal cuente con verdadera independencia mental.

Y es que en efecto, si pensamos  en aquellas sociedades en las cuales el “dueño” de la empresa (es decir, el socio o accionista mayoritario) es al mismo tiempo el que ocupa el cargo de Representante Legal, en ese tipo de sociedades se termina entonces teniendo  a cierto amigo como Revisor Fiscal de toda la vida, algo que en la práctica influye para que muchos de esos Revisores Fiscales sí comprometan su independencia mental (consulta nuestro anterior editorial: “Revisoría Fiscal en Sociedades Anónimas Familiares, ¿habrá conflictos al revisar al mismo que contrata?”).

Todas estas políticas recomendadas entonces por la Supersociedades, y que  tienen el propósito de garantizar que sí haya independencia mental en el ejercicio de la Revisoría Fiscal, van a significar entonces otro reto más en especial para los Contadores que como Personas Naturales ofrecen ese servicio pues su permanencia en las empresas ya no sería tan “eternizada”.

Y es un reto que se une al otro al que ya se están enfrentando tanto Firmas de Contadores como Contadores Personas Naturales el cual también afecta el poder tener contratos de Revisoría Fiscal pues  ya  ha empezado a quedar claro que las nuevas Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) creadas con la Ley 1258 de Diciembre 5 de 2008 (y en las que es fácil suponer que se terminarán transformándose muchas de las sociedades actuales) no requieren tener Revisor Fiscal por el sólo hecho de ser Sociedades Anónimas (consulta nuestro anterior editorial: “Supersociedades dice: Las S.A.S. no requieren tener Revisor Fiscal por el solo hecho de ser anónimas”).

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…