La DIAN desperdicia la información que los contribuyentes le están entregando

  • Publicado: 2011/04/12
  • Última Actualización: 2011/04/12

close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en Reportar un error (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

La evasión fiscal está haciendo de las suyas. En el impuesto sobre la renta alcanza 28% y en el gravamen sobre las ventas 21%. La ley tributaria comprende muchas herramientas con el fin de avanzar en la lucha por reducirla.

Al usar estas facultades, la DIAN no debe olvidar que está inmersa en el ejercicio de la función pública y, en virtud de ella, sometida a los principios constitucionales de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad.

Según la Ley Antitrámites del 2005: “la administración tributaria no podrá requerir informaciones y pruebas que hayan sido suministradas previamente por los respectivos contribuyentes y demás obligados a allegarlas”.
Por su parte, el principio de eficacia busca que los funcionarios logren metas concretas. Estos fundamentos se echan de menos en las exigencias de información en materia de precios de transferencia por el 2010.

Los contribuyentes de este régimen, además de tener que preparar y enviar la ‘documentación comprobatoria’, con un gran acopio de datos, deben presentar la declaración anual informativa.

Hasta la fecha, la información entregada cada año en nada ha sido utilizada por la DIAN para realizar acciones de fondo en el impuesto de renta, pues se ha limitado a sancionar aspectos formales y a exigir la presentación de dichas declaraciones cuando ya no se justifica.

Lea esta opinión completa en Portafolio.