Determinación del ingreso laboral gravado y retención en la fuente por el procedimiento 1

Para ver este Caso Práctico debes tener una Suscripción Oro o Platino.

Quiero ver las Suscripciones disponibles

Catálogo completo de Casos Prácticos

Alexander Cobo Barrera

Contador público de la Universidad del Valle. Especialista en gerencia tributaria y docencia para la educación superior. Posee 20 años de experiencia como asesor y consultor empresarial en materia tributaria, además de un extenso recorrido en el ejercicio de la revisoría fiscal. Ha sido consultor en procesos de implementación de NIIF para Pymes. En el ejercicio de la docencia ha tenido una amplia trayectoria en reconocidas universidades del país. Se ha desempeñado como autor en temas tributarios, ha participado como escritor para importantes publicaciones y como conferencista en importantes entidades a nivel nacional. Actualmente es conferencista en materia de impuestos de Actualícese y también es socio fundador de su propia compañía.

Ficha técnica:

  • Fecha de publicación: septiembre 8 de 2021
  • Fecha de grabación: agosto 24 de 2021

Las rentas de trabajo de índole laboral y no laboral deben estar sujetas a retención en la fuente. En el caso de las rentas laborales, se pueden determinar la base gravable y la retención mediante el procedimiento 1 o 2, mientras que en las no laborales la retención se hará por “pagos mensualizados”.

La Ley 1819 de 2016 estableció un sistema cedular en el formulario 210 –formato oficial para la declaración de renta de personas naturales– conformado por cinco cédulas: rentas de trabajo, de pensiones, rentas de capital, rentas no laborales y la cédula de dividendos y participaciones. Posteriormente, la Ley 1943 de 2018 –declarada inexequible– modificó este sistema cedular, es decir, lo redujo de cinco a tres cédulas: las rentas de trabajo, de capital y las no laborales se unificaron bajo una misma, llamada cédula general; las otras dos siguen siendo las mismas. Luego, esta modificación fue retomada por la Ley 2010 de 2019. 

Con base en lo anterior, es importante destacar que las rentas de trabajo, que hacen parte de la cédula general, deben estar sujetas a retención en la fuente. Teniendo en cuenta esto, existen dos tipos de rentas laborales: por un lado, tenemos las de índole laboral –como los sueldos– y las no laborales –como los honorarios–. Para determinar la base gravable y la retención en la fuente a las rentas de índole laboral, se pueden usar dos métodos, denominados procedimiento 1 y procedimiento 2. 

El procedimiento 1 está regulado específicamente por el artículo 385 del Estatuto Tributario –ET–, el cual establece que la retención debe calcularse de acuerdo con el valor total de los pagos gravables –diferentes a las cesantías, los intereses sobre cesantías, la prima mínima legal– recibidos directa o indirectamente por el trabajador en el respectivo período. Posteriormente este valor se divide por el número de días a que correspondan tales pagos y su resultado se multiplica por treinta. La tarifa se determina de acuerdo con la tabla del artículo 383 del ET, la cual se multiplica con el valor anterior resultante.  

Si deseas conocer más sobre este tema, te invitamos al seminario Actualización 2021 en retención en la fuente sobre rentas de trabajo, en el que conocerás aspectos claves sobre este importante tema. 

El material en excel de descarga está disponible solo para Suscriptores Oro y Platino. Si deseas activar su visualización, escala tu suscripción aquí

Quizá también te interese:


TAMBIÉN LEE:   Base para liquidación de sobretasa al sector financiero

Así te actualizaremos:

Nuestros productos