Estado de flujos de efectivo: elementos básicos


11 marzo, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El Estado de Flujos de Efectivo refleja el comportamiento de los recursos de la empresa según sus  fuentes y usos; en este estado específico, se trabaja un concepto que va más allá de la moneda corriente o el saldo en cajas y bancos para hablar de los equivalentes del efectivo.

La elaboración del Estado de Flujos de Efectivo es muy importante en las organizaciones porque con este informe se suministran los insumos suficientes para realizar el correcto cálculo de la capacidad que tiene la empresa para generar efectivo y sus equivalentes, al igual que los requerimientos que tiene para utilizarlos.

“para hablar de los equivalentes del efectivo que incluyen inversiones de corto plazo de gran liquidez que son fácilmente convertibles en efectivo, y su riesgo es poco significativo”

El Estado de Flujos de Efectivo refleja el comportamiento de los recursos de la organización según sus fuentes y usos; en este estado específico se trabaja un concepto que va más allá de la moneda corriente o el saldo en cajas y bancos,para hablar de los equivalentes del efectivo que incluyen inversiones de corto plazo de gran liquidez que son fácilmente convertibles en efectivo, y su riesgo es poco significativo, como los son por ejemplo, aquellas inversiones que se realizan para liquidar en pocos días, inversiones en fideicomisos o fondos comunes de inversión.

En términos generales, el Estado de Flujos de Efectivo ha sido diseñado de forma que permita identificar los flujos habidos durante el período, clasificándolos por actividades de operación, inversión y financiación; cada una de las actividades podrá identificarse de la siguiente forma:

  • Actividades de operación: recursos procedentes de las operaciones principales y ordinarias de la compañía, como los cobros procedentes de la venta de bienes y la prestación de servicios.
  • Actividades de inversión: representa la medida en la que se han realizado desembolsos de recursos con los que se prevén beneficios futuros; sólo podrán clasificarse como actividades de inversión aquellos desembolsos que permitan el reconocimiento de un activo en el Estado de Situación Financiera, esto es por ejemplo, los pagos por la adquisición de activos a largo plazo.
  • Actividades de financiación: presenta el flujo de recursos destinado a cubrir compromisos con quienes suministran el capital a la entidad, tales como cobros procedentes de la emisión de acciones y otros instrumentos de capital.
TAMBIÉN LEE:   Pobreza multidimensional aumentó 18,1 % en Colombia durante 2020

Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que una transacción puede contener flujos de efectivo que están relacionados con más de una de las categorías en las que se clasifican las operaciones según este Estado Financiero; por ejemplo, los reembolsos de un préstamo, en el cual se tiene una parte correspondiente a capital y otra a interés; en este caso, según lo indicado en el estándar, la parte de los intereses podrá clasificarse como una actividad de operación, en tanto que la parte restante, como una actividad de financiación.

Método ideal para presentar el Estado de Flujos de Efectivo

En las NIIF hay 5 Estados Financieros que normalmente hemos manejado:

  • El Balance general o Estado de situación financiera.
  • El Estado de Resultados.
  • El Estado de Cambios en el Patrimonio, que si no tiene movimientos significativos en el período, de acuerdo con las indicaciones de la NIIF para pymes, puede unirse con el Estado de Resultados, haciéndole un anexo en la parte inferior después de las operaciones corrientes para hacer precisión sobre elementos como por ejemplo, la distribución de utilidades o reservas realizadas, etc.
  • El Estado de Flujos de Efectivo.
  • Las Notas a los Estados Financieros.

El Estado de Flujos de Efectivo, se maneja desde dos metodologías: una que es el método directo, según el cual se presentan por separado las principales categorías de cobros y pagos en términos brutos; y otra que es el método indirecto en el que se presenta la ganancia o pérdida neta corregida por los efectos de las transacciones no monetarias y las partidas de pago diferido o acumulaciones.

El método más comúnmente usado es el indirecto que consiste en sacar variaciones;  este método parte de la utilidad neta y le suma o resta las distintas partidas, el directo parte del resultado operacional y le incluye los cambios en el capital de trabajo, es decir, los activos corrientes y no corrientes.

TAMBIÉN LEE:   Empleo juvenil: ¿qué se debe fortalecer para consolidar las estrategias planteadas por el Gobierno?

La principal diferencia entre un método y otro está en las actividades de operación, pues en el método directo se obtienen datos no por variación, sino auscultando en detalle la información y por tipos de conceptos tales como: cuál ha sido el total de recaudos a clientes por cartera o tal vez hasta los mismos castigos de cartera –por si acaso recaudé recursos que se tenían castigados y se lograron recuperar monetariamente–, los pagos realizados a proveedores, a entidades financieras, a empleados, en fin, si se considera que esas cifras son relevantes, lo más apropiado es aplicar el método directo puesto que es más explícito, y cuando se trabaja sobre variaciones puede obtenerse información que impide claridad a la hora de tomar decisiones.

Tratamiento de las transacciones no monetarias en el Estado de Flujos de Efectivo

Al momento de realizar el Estado de Flujos de Efectivo, deberán excluirse todas las transacciones de inversión o financiación que no hayan requerido el uso del efectivo o equivalentes a éste; sin embargo, dicha información debe incluirse en otra parte de los Estados Financieros, a fin de conservar la información relevante de dichas operaciones.

 

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 11 marzo, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace