Excepción para reconocimiento en el ESFA de activos y pasivos financieros en pymes

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 17 agosto, 2016

Aunque el principio general para la aplicación de cambios en políticas contables es que tienen efectos retroactivos, habrá casos en los cuales con el fin de disminuir el costo y la complejidad del proceso de convergencia, una pyme que aplique por primera vez el Estándar Internacional no deberá cambiar retroactivamente la información financiera relacionada con la baja en cuentas de activos y pasivos financieros.

Para ser más claros, debe tenerse presente que al momento de elaborar el ESFA no se reconocerán los activos y pasivos financieros que hayan sido dados de baja según el marco normativo local, con anterioridad a la fecha de transición al nuevo marco normativo. Sin embargo, si llegase a ocurrir un evento o transacción posterior a la fecha de transición, que implique el reconocimiento de las partidas mencionadas, la entidad reconocerá nuevamente esas partidas en su estado de situación financiera.

Veamos

Un ejemplo didáctico de este caso es presentado en el libro «Guía para la preparación del Estado de Situación Financiera de Apertura –ESFA–. Transición a la NIIF para Pymes»:

Cargo SAS es una entidad dedicada a operaciones logísticas. Se encuentra preparando su ESFA según el marco normativo de pymes, con corte al 1 de enero del 2015. Durante el 2014 la entidad realizó una operación de venta de cartera a la financiera Caleña. La operación tuvo las siguientes características:

Valor nominal de la cartera negociada: $120.000.000.

Vencimiento promedio: 6 meses.

Valor recibido por la transacción: $103.000.000.

Garantía: Cargos SAS se compromete a recomprar la cartera sobre la cual no haya recaudo oportuno.

Recaudo: Cargos SAS se encarga del recaudo de la cartera y se obliga a transferir a la financiera Caleña el valor de cada una de las facturas, según su fecha de vencimiento.

Cargo SAS dio de baja la cartera de su balance general en la fecha de transacción y reconoció un gasto financiero por $17 millones, correspondiente a la diferencia entre el valor en libros de la cartera y el valor por el cual esta fue negociada.

Por tanto, bajo tal panorama debe anotarse que en la aplicación al requerimiento de excepción establecido en el párrafo 35.9 (a) del Estándar Internacional para Pymes, la entidad no reconocerá nuevamente la cartera en su estado de situación financiera de apertura, a pesar de que esta transacción, si se hubiera llevado a cabo en aplicación de dicho estándar, no hubiera dado lugar a la baja en cuentas.

Material relacionado:

SUSCRIPCIONES ACTUALÍCESE
La biblioteca más grande de conocimiento para el contador público en Colombia



$150,000/año

$350,000/año

$999,000/año