Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Contadores públicos, a mejorar la profesión y mitigar las «amenazas» de la inteligencia artificial


Contadores públicos, a mejorar la profesión y mitigar las "amenazas" de la inteligencia artificial

Aquí hablaremos sobre...

  • La inteligencia artificial permite un cambio imperativo por parte del contador público
  • La profesión contable debe explotar a su favor la inteligencia artificial
  • Atentos al mejoramiento continuo de la profesión contable

Para Juan José Retana, la inteligencia artificial, lejos de ser una amenaza, debe verse como una realidad. Aceptando este hecho, se puede explotar a favor de la profesión.

El contador público debe centrarse en el crecimiento personal y en perfeccionar el conjunto de habilidades técnicas existentes.

El futuro en los gremios contable y financiero presenta preocupaciones, ya que la automatización de procesos y la cantidad de trabajo ahorrado con estos, se puede interpretar como una amenaza. ¿La inteligencia artificial genera preocupación?

Para muchos, que un sistema contable resuelva gran parte de los aspectos iniciales del ciclo contable y reduzca un porcentaje significativo del error humano puede considerarse un desplazamiento del profesional contable.

Así lo indica Juan José Retana, contador público y miembro de la Comisión de Administración y Finanzas de la Asociación Interamericana de Contabilidad, en el artículo Contabilidad del presente y del futuro: un miedo efímero.

La inteligencia artificial permite un cambio imperativo por parte del contador público

Para el autor, hoy, y más que nunca, el cambio es imperativo en el día a día, tanto a nivel estructural como cognitivo. Las brechas generacionales cada vez son más amplias en menores segmentos temporales y los mercados mutan día con día como si fueran tipos de cambio.

“es parte del quehacer del contador velar porque se mantenga una necesidad latente de su presencia donde sea que vaya”

Por lo anterior, es parte del quehacer del contador velar porque se mantenga una necesidad latente de su presencia donde sea que vaya; esta es la forma como los inversionistas, empresas y demás entidades desean su figura.

También es necesario que se haga una actualización normativa constante, se abarque más nichos y se plasme la “fe pública” que poseen, con el objetivo de contar con toda la confianza de la comunidad.

El contador debe estar familiarizado con los aspectos más intrínsecos de la realización de los negocios y la virtualidad. La contabilidad del presente no solo se basa en cómo se toman las decisiones en el día a día, sino que es cada vez más proyectiva e incisiva en sus análisis.

La profesión contable debe explotar a su favor la inteligencia artificial

La inteligencia artificial, lejos de ser una amenaza, debe verse como una realidad. Al respecto, Retana recomienda:

Aceptando este hecho, se puede explotar a favor de la profesión, para llegar a dedicar menos tiempo en aspectos triviales, y mucho más en la interpretación asertiva que eleva la esencia del contador, convirtiéndolo en un contribuyente prácticamente imprescindible de la sociedad.

La practicidad del contador ha cambiado de analizar los números diarios de una empresa a cumplir un rol mucho más extrapolado de sí, donde la ciencia de los datos y la legislatura tienen una relación mucho más cercana con la contabilidad de lo que se creía.

TAMBIÉN LEE:   [Conferencia] ¿Qué hará la Dian para mejorar las condiciones de los contadores colombianos?

El contador público debe centrarse en el crecimiento personal, perfeccionar el conjunto de habilidades técnicas existentes y desarrollar habilidades que son cada vez más importantes, para mejorar el análisis de los datos, evaluando las nuevas tendencias digitales que se podrían implementar en los procesos.

Lo anterior, con la idea de tener criterios cada vez más acertados y para facilitar el proceso de toma de decisiones, ya sea para usuarios internos o externos de la información financiera, brindando un valor agregado a ese ciclo de eficacia continuo.

Atentos al mejoramiento continuo de la profesión contable

El compromiso, obligación o tarea, debe ser participar en el mejoramiento continuo de la profesión contable y mitigar cualquier incertidumbre que pueda existir en el entorno de nuestra competencia profesional.

Por consiguiente, si la contaduría se adapta de manera asertiva a cualquiera de los cambios que se den en la práctica de las distintas posturas económicas, y además, siendo promotores de distintas soluciones en el corto, mediano y largo plazo, como profesionales, no debemos de tener miedo.

Se considera que el futuro es un miedo efímero no porque no pueda ser realidad que seamos sustituidos, sino porque, esto ocurrirá según la inversión constante que se realice en buscar soluciones óptimas ante las distintas situaciones.

Lo cierto es que la contaduría y las finanzas serán necesarias siempre que el sistema busque orden. Por lo tanto, para que esta rama crezca, se deben aceptar los distintos retos que se crucen en el camino y no sucumbir ante el miedo de su existencia.

Material relacionado

Descubre más recursos registrándote o logueándote. Iniciar sesión Registro gratuito
,