Cinco propósitos financieros para 2020


24 enero, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Cambiar de casa, estudiar o viajar son algunas de las metas que se trazan en enero. El siguiente listado de propósitos le permitirá tener un mejor bienestar financiero en el año que inicia y materializar sus proyectos.

1. Elabore un presupuesto

No hay nada mejor para cumplir metas que tener un tablero de control. Semanalmente proyecte y verifique la evolución de sus ingresos y gastos, contemplando contingencias, ahorrando para cumplir las metas trazadas al iniciar el año. Así, será consciente de su estado financiero y empezará a desarrollar hábitos que redunden en mayor bienestar.

2. ¡Asegúrese!

Todos estamos expuestos a enfermar, morir, sufrir una pérdida económica por un incendio o un terremoto, tener un accidente de tránsito, o que amigos de lo ajeno desocupen nuestra residencia o roben nuestro celular. Cualquiera de estos escenarios afectaría su presupuesto y, por ende, la materialización de las metas del año, de ahí la importancia de asegurarse.

Para evitar un mal rato contacte a su intermediario de seguros de confianza o llame a una aseguradora y pida asesoría. Esta es la mejor opción para proteger su patrimonio y, de paso, el futuro de los suyos.

3. Construya historial financiero

Es probable que a usted le hayan cerrado el acceso al crédito en un banco. Ello pudo ocurrir porque existe nula o poca información suya en el sistema financiero. Para empezar a cambiar esta situación abra un producto de depósito como una cuenta de ahorro de trámite simplificado o un depósito electrónico, para que a través de éste reciba pagos, haga transferencias, pague servicios públicos y compre bienes y servicios. Allí será visible ante el sector financiero.

TAMBIÉN LEE:   Normas de Auditoría Generalmente Aceptadas y cambios al ejercicio de la revisoría fiscal

Recuerde que hay una serie de entidades dedicadas a las microfinanzas que le apoyarían en la materialización de sus emprendimientos, a través de un crédito o con servicios complementarios. Cooperativas con actividad financiera, ONG microfinancieras y algunos bancos de nicho pueden ser su aliado en esa primera etapa. Recuerde que la mejor manera de abrir más puertas es ser cumplido en el pago de sus obligaciones.

4. Ahorre para el largo plazo

No puede pensar exclusivamente en la semana siguiente o el próximo año. Aunque usted no lo haya visualizado, la vejez está a la vuelta de la esquina. Por eso apuéstele a ahorrar mediante alternativas que le permitan tener un mayor ingreso en esa etapa de la vida. Un camino, por ejemplo, es destinar algún porcentaje de primas o bonificaciones a alguna de las siguientes opciones:

  • Aportes voluntarios a su fondo de pensión obligatoria. Sí, es posible ahorrar más dinero del que le están descontando (aplica solo para quienes están en el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, el de los fondos de pensiones)
  • Fondo de pensión voluntaria. Independientemente de si cotiza al régimen pensional público (Colpensiones) o al privado (AFP), puede abrir una cuenta adicional para el futuro, ganar rendimientos financieros y acceder a beneficios tributarios.
  • Compra de vivienda.
  • Beneficios económicos periódicos –BEPS–, alternativa administrada por Colpensiones, dirigida a personas con ingresos menores a un salario mínimo; les permite ahorrar lo que puedan, cuando puedan, con el beneficio de que por cada aporte usted recibe automáticamente un 20% adicional. Además, quienes son constantes con el ahorro reciben un seguro de vida.

5. Planifique tributariamente

Una famosa frase atribuida a Benjamin Franklin y a Daniel Defoe sostiene que “lo único inevitable en la vida son la muerte y los impuestos”. Y sí, con una periodicidad definida debemos ponernos al día con renta, IVA, vehículos, predial, entre otras obligaciones con el Estado. Por ello, y dado que los montos son medianamente predecibles, asegure con anticipación una reserva que le evite dolores de cabeza.

TAMBIÉN LEE:   Si se aplicara el principio de la buena fe, no tendría por qué exigirse el juramento

*Autor:

Freddy Castro
Director de Banca de las Oportunidades

Así te actualizaremos:

Nuestros productos