Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Insolvencia empresarial: este año todavía están vigentes los decretos ley 560 y 772 de 2020


Insolvencia empresarial: este año todavía están vigentes los decretos ley 560 y 772 de 2020

Aquí hablaremos sobre...

  • Sobre el Decreto Ley 560 de 2020
  • Sobre el Decreto Ley 772 de 2020
  • Se debe actualizar el régimen de insolvencia en Colombia

La Ley de reforma tributaria 2277 de 2022, prorrogó la vigencia de dos decretos legislativos enfocados en la insolvencia empresarial hasta el 31 de diciembre de 2023.

Santiago Londoño Correa afirma que el régimen de insolvencia debe ser actualizado, por lo que se hará la gestión ante el Congreso.

A través del artículo 96 de la Ley 2277 de 2022, la Superintendencia de Sociedades prorrogó los Decretos Legislativos 560 y 772 de 2020 y sus decretos reglamentarios, hasta el 31 de diciembre de 2023.

A través del artículo 96 de la Ley 2277 de 2022, el Gobierno nacional prorrogó los decretos legislativos 560 y 772 de 2020 y sus decretos reglamentarios hasta el 31 de diciembre de 2023.

Santiago Londoño Correa, delegado para Procedimientos de Insolvencia de la Supersociedades, explica que estos decretos plantean mecanismos para atender oportunamente las dificultades financieras de los empresarios.

«De igual forma, un proceso especial de insolvencia para las micro y pequeñas empresas, y demás mecanismos para contar con un régimen de insolvencia flexible para la reorganización ágil de las empresas o su pronta liquidación en caso de no ser viables», explica.

En general, en materia de insolvencia, la normatividad contempla medidas como:

  • Procesos extrajudiciales de reorganización para dar una solución pronta y efectiva de la crisis de la empresa: negociación de emergencia de un acuerdo de reorganización –NEAR– y procedimiento de recuperación empresarial ante las cámaras de comercio –PRES–.
  • Procesos de insolvencia especiales para micro y pequeñas empresas: reorganización abreviada y liquidación simplificada.
  • Medidas de descongestión judicial.
  • Mecanismos para facilitar la financiación, la aprobación de los acuerdos de reorganización y la protección de la empresa.

Sobre el Decreto Ley 560 de 2020

Londoño Correa describe que la finalidad del Decreto Ley 560 es mitigar la extensión de los efectos sobre empresas afectadas por el COVID-19. «Se le apunta a la recuperación y conservación de las empresas como fuente generadora de empleo», dice.

Este aplica para las empresas afectadas que sean sujetos de la Ley 1116 de 2006 y las que estén excluidas de este régimen, siempre que no estén sometidos a un régimen especial. «Inicialmente se planteó la vigencia por dos años; debía terminar el 15 de abril de 2021, pero se prorrogó hasta diciembre de este año», puntualiza.

En cuanto a los ejes del decreto, Londoño Correa dice que se desarrolla una serie de mecanismos extraordinarios de salvamento para las empresas y contar con herramientas extrajudiciales de negociación expedita, beneficios tributarios, así como suspensión de normas y deberes.

Sobre el Decreto Ley 772 de 2020

Una vez adoptadas las medidas transitorias especiales anteriores en material de insolvencia por el COVID-19, posteriormente se presentaron nuevas estimaciones sobre la profundidad de la crisis, por las que se hizo necesario adoptar nuevas medidas con el Decreto Ley 772 de 2020. Según explica Londoño Correa:

TAMBIÉN LEE:   Pasos para corregir errores de estados financieros de períodos anteriores al finalizar el año

Con este se busca proteger el orden público económico y mitigar la extensión de los efectos sobre las empresas afectadas por la pandemia, la recuperación y conservación de las empresas como unidad económica y fuente generadora de empleo a través de mecanismos adicionales de salvamento, recuperación y liquidación judicial.

Este decreto aplica para los deudores afectados por la emergencia provocada por la pandemia. Su vigencia era de un período de dos años, contados a partir de su publicación, es decir, hasta el 3 de junio de 2022. Este también se prorrogó hasta diciembre de este año.

En cuanto a los temas centrales del decreto, encontramos la creación de un régimen especial para pequeñas insolvencias, medidas para el trámite expedito de los procesos de insolvencia, mecanismos para maximizar el valor de los bienes del deudor y la protección a los compradores de vivienda, beneficios tributarios.

En lo que tiene que ver con el proceso de reorganización abreviado, este aplica para todos los destinatarios de la Ley 1116 de 2016 cuyos activos sean menores o iguales a 5.000 smmlv.

Se debe actualizar el régimen de insolvencia en Colombia

Frente a la respuesta que se ha tenido por parte de los empresarios por los beneficios ofrecidos por estos decretos, Londoño Correa opina que en un principio fue tímida.

“uno de los retos que se tienen desde la entidad para este año es lograr que estos mecanismos se mantengan permanentemente”

Es así como uno de los retos que se tienen desde la entidad para este año es lograr que estos mecanismos se mantengan permanentemente.

De igual forma, la idea es actualizar el régimen de insolvencia ante el Congreso de la República.

El empresario que está en graves dificultades requiere soluciones prontas y urgentes para que sean efectivas. Una de las dificultades que tiene el régimen se relaciona con los tiempos que se manejan, estos se pueden simplificar. Se podrían desjudicializar procesos para que la respuesta sea pronta.

Material relacionado

Hay más contenidos esperando por ti. Regístrate o loguéate. Iniciar sesión Registro gratuito
,