«Las personas no están incentivadas a pagar impuestos debido a los elevados índices de corrupción»


26 abril, 2022

Que los ricos paguen más impuestos podría aplicarse eliminando exenciones y/o aumentando tarifas impositivas a contribuyentes de ingresos y patrimonios altos, dice Jeisson Ramírez.

La Dian va por buen camino al emplear la ciencia de datos como instrumento de análisis y control en temas fiscales.

Jeisson Ramírez Morales, contador público, representante legal de Touché Asesores S. A. S., afirma que existen estadísticas desde el 2019 que muestran que son pocas las personas naturales que pagan impuesto de renta.

¿Cree que en la próxima reforma tributaria más personas naturales deben y tendrán que pagar renta?

Considero que la política fiscal dependerá de las directrices del próximo Gobierno. Lo menciono porque de las propuestas de algunos candidatos presidenciales se entiende que habrá mayor énfasis en la tributación de renta en las personas de ingresos más altos, por lo cual se pensaría que no se aumentará la base de declarantes, sino que la carga de renta recaerá en gran medida sobre los contribuyentes de ingresos más altos (algunos han hablado de mayor tributación a los dividendos).

¿Realmente son muy pocas las personas naturales que pagan impuestos versus las empresas?

Hablando del impuesto de renta, algunos análisis económicos han indicado que la participación con respecto al recaudo del mencionado impuesto es aproximadamente 20 % de personas naturales y 80 % de personas jurídicas.

Adicionalmente, existen estadísticas que muestran que, en el año 2019, del 100 % de los ocupados (es decir, personas que tenían una remuneración como empleado o de forma independiente), cerca de un 15 % fueron declarantes de renta y solo un 7 % pagaron dicho impuesto.

Por lo tanto, podría afirmarse que existen estadísticas del año 2019 que muestran que son pocas las personas naturales que pagan impuesto de renta.

Las empresas esperan que la balanza se equilibre en el pago de impuestos respecto a las personas naturales. ¿Es esto viable?

La recomendación de la OCDE es que las personas naturales tengan mayor protagonismo que las personas jurídicas a la hora de la tributar renta. No obstante, para que esa política funcione en Colombia, tendrían que darse varios supuestos, por ejemplo, reducir los índices de corrupción (para que a su vez se reduzca la elusión/evasión) y un mayor stock tecnológico por parte de la administración tributaria, entre otros.

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: Reforma tributaria: cambios y novedades a tener en cuenta

¿Llegó la hora de eliminar las exenciones tributarias que no funcionan?

Tal como lo indicó el Informe de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, “el país emplea demasiados gastos tributarios, cuyos costos aparentemente superan por mucho a sus beneficios”.

En mi opinión, la normativa tributaria en Colombia es tan extensa y compleja que muchas veces favorece la regresividad en el sistema tributario. Por tanto, pienso que las exenciones y demás gastos tributarios existentes en el ordenamiento tributario colombiano deben reducirse en el largo plazo, lo cual podría permitir incluso una disminución de las tarifas impositivas.

Alrededor del mundo se habla de impuestos para los más ricos. ¿Cómo se podría aplicar esto en Colombia?

Esto podría aplicarse eliminando exenciones y/o aumentando tarifas impositivas a contribuyentes de ingresos y patrimonios altos, y también fiscalizando a todo el que tenga transacciones con países de baja o nula imposición.

Lo anterior implicaría una reforma tributaria estructural, pero antes de eso debe existir una reforma estructural a la justicia, pues para nadie es un secreto que las personas no están incentivadas a pagar impuestos en Colombia debido a los elevados índices de corrupción.

¿Cuáles estrategias se podrían llevar a cabo para incrementar el recaudo tributario?

Madurar la implementación de data science para hacer más eficiente la identificación de personas naturales, jurídicas y demás que vienen incumpliendo la obligación de declarar, que lo hacen liquidando un impuesto y otros conceptos con un monto menor a lo debido o que tienen valores liquidados pero pendientes por pagar.

Intensificación de los mecanismos tipo RUB (Registro Único de Beneficiarios Finales) para detectar las personas “de carne y hueso” que están detrás de figuras o estructuras que permiten que dichas personas naturales no tributen sobre la totalidad de sus ingresos y/o de su patrimonio.

TAMBIÉN LEE:   Dian respondió a Contraloría por auditoría de hallazgos fiscales

Otra estrategia es la reducción de exenciones y en general de los gastos tributarios cuyo costo exceda a su beneficio.

Ampliar el universo de sujetos obligados a generar y transmitir nómina electrónica y documento soporte en adquisiciones efectuadas a no obligados a facturar, pues actualmente la obligatoriedad de estos documentos electrónicos recae en principio sobre los contribuyentes de renta que requieran la deducibilidad de sus costos/deducciones en la declaración de renta. Por ende, aquí se están quedando por fuera las gobernaciones, alcaldías y demás sujetos no contribuyentes de renta.

Lo que digo es que en estas entidades hay trabajadores y contratistas personas naturales que perciben rentas y que, por ende, pueden tener la obligación de declarar ciertos impuestos, e incluso de pagar en algunos casos.

Hoy por hoy, la Dian no tiene la información de forma mensual de los ingresos que perciben estas personas naturales, pues no tiene el reporte de nómina electrónica ni tendría la información del documento soporte electrónico por parte de estas entidades. Aquí hay un potencial de revisión en cuanto a personas naturales se refiere y también de cara a las obligaciones de las entidades como agentes de retención a título de renta.

Evaluar la creación y/o incremento de impuestos a la producción y consumo de bienes que son perjudiciales para la salud y que, en general, ocasionan externalidades negativas, por ejemplo, el consumo de alcohol, consumo de cigarrillos, entre otros.

Contemplar, en una eventual reforma tributaria, la creación de un modelo de tributación para renta del tipo flat tax, en el que la tarifa marginal o fórmula para determinar el impuesto se aplique directamente al ingreso (similar al del régimen simple de tributación). A mi juicio, esto agregaría una alta dosis de equidad, eficiencia y simplicidad al sistema tributario colombiano.

TAMBIÉN LEE:   ¿Por qué la confianza es un valor agregado que debe transmitir un auditor?

¿Se están viendo resultados positivos del plan de modernización de la Dian?

En las últimas difusiones del denominado informe de recaudo, lucha contra la evasión y el contrabando, la Dian ha mostrado que mediante la modernización, programas de fiscalización, golpes al contrabando y otras acciones se han obtenido buenos resultados para el recaudo.

Por ejemplo, el cumplimiento de meta anual del 2021 fue del 121,27 %, lo que quiere decir que la gestión de recaudo superó incluso las expectativas para el mencionado año. En lo corrido del 2022 también se han visto variaciones positivas respecto al año anterior, lo cual sugiere que la inversión en modernización está mostrando resultados alentadores.

En conclusión, pienso que la Dian va por buen camino al emplear la ciencia de datos como instrumento de análisis y control en temas fiscales. Sin embargo, a futuro tendrá que incorporar más herramientas relacionadas con esta disciplina, con el fin de hacer más eficiente la gestión de recaudo.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 26 abril, 2022
    (hace 1 mes)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace