Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Objetivos de la información financiera: importancia a la hora de hacer juicios profesionales


Objetivos de la información financiera: importancia a la hora de hacer juicios profesionales
Actualizado: 2 diciembre, 2015 (hace 8 años)

El juicio profesional es un ejercicio constantemente requerido en la preparación de estados financieros bajo NIIF. Algunas personas piensan que este hecho genera manipulación de la información financiera. En este editorial explicamos cómo esos juicios son dirigidos por los objetivos de la información financiera.

La aplicación constante del juicio profesional en la preparación de estados financieros es uno de los principales diferenciadores entre las NIIF y otros marcos normativos contables. Mientras que los USGAAP (principios de contabilidad generalmente aceptados en los EE. UU.), se basan en reglas, las NIIF se fundamentan en definiciones y criterios de reconocimiento, que dejan un margen para la aplicación de juicios por parte de la administración de la entidad.

“los juicios que se incluyen en la preparación y presentación de los estados financieros; no son juicios del contador, sino de la Administración de la entidad”

Lo primero que hay que aclarar, corresponde a los juicios que se incluyen en la preparación y presentación de los estados financieros; no son juicios del contador, sino de la Administración de la entidad, ya que es la responsable por la información consignada en los estados financieros, y aunque se apoye en un profesional como el contador, esto no quiere decir que se desprenda de esa responsabilidad.

La aplicación de juicios se hace evidente en muchas ocasiones; estudiemos el siguiente caso para precisar el tema:

Medición de activos de largo plazo en adopción por primera vez de NIIF para pymes

Una de las inquietudes más frecuentes al momento de elegir entre las tres opciones que ofrece la NIIF para pymes respecto de la valoración en el balance de apertura de Propiedades de inversión, Propiedades, planta y equipo e intangibles, es la percepción que tienen algunos colegas en cuanto a que se puede elegir libre y espontáneamente (a cara y sello, por conveniencia, etc.) el modelo de medición en el reconocimiento inicial de estos activos.

Por ejemplo, una empresa es propietaria de un edificio y el lote sobre el cual está construido. La entidad tiene control efectivo del activo, lo utiliza para producir bienes y para propósitos administrativos, por lo cual cumple con la definición de propiedades, planta y equipo.

A la fecha de transición, los datos del activo son:

TAMBIÉN LEE:   CTCP socializó consideraciones sobre la tercera edición de la NIIF para Pymes de IASB

Objetivos de la información financiera: importancia a la hora de hacer juicios profesionales

La entidad realizó un procedimiento de recálculo de depreciación conforme a NIIF, con los siguientes resultados:

Objetivos de la información financiera: importancia a la hora de hacer juicios profesionales

Con los anteriores datos, la entidad debe tomar la decisión con base en tres posibles alternativas:

  1. Valor en libros revaluado: con esta opción, la entidad tomaría el valor en libros de los activos, incluidas revaluaciones bajo normas locales, con lo cual asignaría a los activos un valor en el ESFA de $368.000, correspondientes al terreno ($280.000) y edificación ($88.000).
  2. Aplicación total de la Sección 17 de la NIIF para pymes, como si siempre la hubiera aplicado. Con esto, se asignaría al terreno un valor de $200.000, correspondiente al costo sin depreciación y sin revaluación, y $171.429 al edificio, correspondientes al valor del activo depreciado con una vida útil real.
  3. Valor razonable como costo atribuido: con esta opción, la entidad reconocería los activos por el valor de su avalúo, siempre que cumpla con la metodología de la NIIF. Con esta opción, el valor del terreno es de $1.200.000, y la edificación es de $600.000.

La pregunta es, ¿cuál de las tres escoger?

Para responder esta pregunta primero resolvamos el siguiente interrogante: ¿cuál de las tres opciones le permite a la entidad cumplir con los objetivos de la información financiera?, ¿cuál de los tres presenta de mejor manera la realidad financiera de los activos?

La respuesta es obvia; en un caso como este, la entidad deberá medir estos activos en su ESFA por el valor razonable a la fecha de transición, en una sana aplicación de juicio profesional.

Juan David Maya Herrera
Consultor NIIF

* Exclusivo para actualicese.co

Material Relacionado:

Regístrate o inicia sesión para acceder a más contenido Iniciar sesión Registro gratuito
,