Perspectivas económicas de Colombia: entre el optimismo y los desafíos


Las proyecciones de Colombia para 2024 reflejan un equilibrio entre el potencial de crecimiento y los desafíos persistentes. Con políticas adecuadas y una gestión eficaz, el país puede capitalizar sus fortalezas y mitigar los riesgos, allanando el camino hacia una economía más próspera.

Colombia se posiciona en un punto crucial de su desarrollo económico. Tras un 2023 con un crecimiento económico por debajo de lo esperado, inicia el 2024 con unas perspectivas económicas que se mueven en un terreno de cauteloso optimismo y enfrenta una serie de desafíos internos y externos, así como oportunidades prometedoras.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística –Dane–, el año pasado el crecimiento del producto interno bruto –PIB– nacional fue menor de lo estimado, alcanzando tan solo un 0,6%, cuando se esperaba que superara al menos el 1 %.

Entre los factores que más incidieron en este resultado se encuentran el consumo, que apenas creció el 1,1 %, y la fuerte caída de la inversión, que se contrajo un 7,9 %, debido principalmente al rezago en la ejecución de la inversión pública, particularmente en lo que respecta a la construcción de obras civiles; además, la ejecución del presupuesto de inversión fue de apenas el 73 %.

Por su parte, en lo que respecta al comportamiento de los sectores económicos el balance fue mixto. Algunos de ellos tuvieron un buen desempeño como la administración pública y los servicios financieros, que crecieron 3,9 % y 7,9 %, respectivamente. Otros tuvieron un desempeño negativo, como la manufactura (-3,5 %), la construcción (-4,2 %) y el comercio (-2,8 %), tres rubros que concentran el 35% de la población económicamente activa y su mal desempeño podría incrementar la tasa de desempleo.

Perspectivas para Colombia: baja inflación y tasa de interés apuntalan el 2024 

Para este año, se proyecta que Colombia mantendrá una trayectoria de crecimiento económico moderado. Las estimaciones sugieren que el PIB podría crecer en torno al 1,5 %, impulsado por sectores claves como el turismo (+5 %), la salud (+4,5 %) y el consumo (+4 %), lo que se manifestará en un mejor desempeño del comercio y la manufactura.

Este crecimiento se apoya en la estabilización de la inflación, la cual cerró el 2023 en un elevado 9,28 %, pero se espera que para finales del primer trimestre de 2024 decaiga considerablemente. Por ahora, se estima que debería cerrar el año por debajo del 5 % y en 2025 se debería alcanzar la meta del Banco Central (4 %).

Adicionalmente, otro factor que potenciará el crecimiento en 2024 es la tasa de interés, que alcanzó su máximo durante el año pasado (13,25 %) y recientemente disminuyó 25 puntos básicos, comportamiento que se espera que continúe a lo largo del año. Hay consenso entre los analistas en que la tasa de interés debiera bajar de su nivel actual (12,25 %) a uno cercano al 8 % para finales de año.

TAMBIÉN LEE:   Decreto 659 de 2024: transformaciones clave en el régimen aduanero colombiano

La clave es la inversión pública

El panorama por el lado de la inversión es un poco más delicado. A diferencia del consumo, que se sitúa un 20 % por encima de su nivel previo a la pandemia, la inversión no ha podido recuperar el tamaño que tenía a finales de 2019. De hecho, para el cuarto trimestre de 2023 su nivel era un 11 % menor al que tenía en el cuatro trimestre de 2019.

Al revisar los principales componentes de la inversión se puede observar que la maquinaria es la que ha tenido un mejor desempeño (un 15 % por encima del nivel anterior a la pandemia). Por su parte, la inversión en vivienda está en niveles muy similares a los que se observaban antes de la propagación del coronavirus, de hecho, es ligeramente inferior.

El componente crítico, es decir, el que está más rezagado, es el de la inversión pública, que se encuentra un 40 % por debajo de lo que se exhibía en 2019. Para finales de 2023, la inversión pública mostró un porcentaje de ejecución de un 73 %, la cifra más baja desde 2006, de acuerdo con el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana.

Para este año se espera que la política pública estimule este componente por medio de la construcción de obras civiles. En este sentido, varios analistas han compartido su preocupación con respecto al comportamiento de la inversión, pues su caída puede mermar el crecimiento potencial de la economía.

En conclusión, las perspectivas de la economía de Colombia para 2024 son moderadas, puesto que el crecimiento será gradual y dependerá en mayor medida de la fluctuación de la inflación, el ritmo de reducción de las tasas de interés y la evolución de la inversión pública y privada. A su vez, se verá influenciada por el comportamiento de otras variables, como el desarrollo de la economía local, los efectos del fenómeno de El Niño, la evolución del déficit fiscal y la percepción de las calificadoras de riesgo.

Para ampliar esta información, los invitamos a hacer clic aquí.

Elaborado por Daniel Zaga
Economista en jefe de Deloitte Spanish Latin America

Daniel Zaga
Daniel Zaga es líder de análisis económico de Deloitte México. Trabajó para los gobiernos de México y Argentina durante más de 10 años en las áreas de macroeconomía, competitividad y finanzas. Le apasiona la evaluación de impacto, la economía del desarrollo y el análisis macroeconómico.
Descubre más recursos registrándote o logueándote. Iniciar sesión Registro gratuito