Ley de Primer Empleo, un alivio dentro del complejo mundo tributario nacional

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 25 enero, 2011

Ley de Primer Empleo, un alivio dentro del complejo mundo tributario nacional

El nuevo impuesto al patrimonio adoptado por los decretos de Emergencia Social, expedidos para conjurar los efectos de la ola invernal, es una de varias cargas que este 2011 hacen que la parte tributaria colombiana sea compleja. La Ley de Primer Empleo aparece como un alivio.

Como lo dice Gustavo Valbuena Quiñones, ex Superintendente de Industria y Comercio en Portafolio, «con medidas tan atractivas como un 0% de impuesto de renta los primeros dos años de existencia y una progresividad que lleva a pagar el 100% tan sólo al cabo del sexto año se vislumbran grandes oportunidades para que, por ejemplo, pequeñas empresas formales inicien su actividad económica del 30 de diciembre del 2010 en adelante».

Lo anterior indica que un proyecto con menos de 50 empleados y activos inferiores a 5.000 s.m.l.m.v. obteniendo su registro mercantil en el 2011 contará con una ventaja competitiva grande frente a sus competidores en operación. De al menos 33% de margen en su negocio, eso sin contar con los otros beneficios que la norma trae para incentivar la formalización.

A favor de las Pymes

Como lo publica Dinero, la Ley de Formalización y Primer Empleo contempla una serie de gabelas para Pymes, pero también involucra beneficios para compañías de todo tamaño que generen empleo.

Las pequeñas y medianas empresas que inicien actividad a partir de la promulgación de la ley no pagarán impuesto a la renta durante los dos primeros años -la tarifa será de 0% para personas naturales o jurídicas-; en el tercer año pagarán 25% del impuesto; en el cuarto el 50%; en el quinto el 75% y a partir del sexto el 100% del impuesto.

Este grupo de empresas no pagará retención en la fuente durante los cinco primeros años. Para las empresas que se creen en Amazonas, Guainía y Vaupés habrá un régimen especial: durante los primeros ocho años gravables el impuesto sobre la renta será de 0%; pagarán 50% a partir del noveno; 75% en el décimo y 100% a partir del año 11. Estas empresas tampoco pagarán retención en la fuente durante los diez primeros años.

Para compañías de todo tamaño habrá un beneficio si generan nuevos empleos para personas menores de 28 años, mujeres mayores de 40 años que lleven más de 12 meses sin trabajar o empleados que devenguen menos de 1,5 salarios mínimos. En este caso, está contemplado un descuento tributario; es decir, la empresa podrá restar el valor que paga por los aportes de estos trabajadores de su declaración total de impuestos.

Más flores para la ley

Para Valbuena Quiñonez, la ley no se limita a promover formalización a través del interesante incentivo tributario en renta, lo hace también a través de medidas novedosas como una favorable progresividad para el pago de parafiscales y de la tarifa del registro mercantil, así como de una radical simplificación del trámite correspondiente a la liquidación de empresas entre otros.

Promueve la generación de empleo formal a través de estímulos de tipo fiscal para cuando se beneficien jóvenes, reintegrados, desplazados, incapacitados y mujeres mayores, a la vez que simplifica algunos trámites laborales. En resumen, ofrece un atractivo marco para que inicien proyectos legales, registrados, que pagan impuestos y compiten por salir adelante.

Definitivamente se trata de una excelente iniciativa, busca atacar una de las grandes barreras al desarrollo de la competitividad en el mercado nacional, la informalidad. Si bien no es la primera vez que se propone desde lo normativo una política pública concreta, sí puede ser esta una oportunidad única para quienes pretenden, ya sea formalizar un proyecto empresarial existente o apenas iniciarlo.

Las ventajas las ofrece esta ley respecto de quien no ha contado con registro mercantil, nunca han tributado ni vinculado a sus trabajadores a la seguridad social y de los emprendedores que ahora se organizan con el ánimo de abrir espacios en el mercado.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…