Los contadores y la situación económica – Hernando Bermúdez Gómez


8 mayo, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

En diversos medios periodísticos hemos encontrado opiniones sobre un mal estado de la economía colombiana. En Alternativa Económica hemos encontrado un artículo de Salomón Kalmanovitz, Coyuntura Recesiva, en el cual se lee: “(…) Se destacan, entre otros, un deterioro del mercado laboral (aumento del desempleo urbano), la producción industrial se contrajo al igual que la de petróleo, las licencias de construcción cayeron 12 %, se deterioró la confianza industrial y la del consumidor y se contrajeron las ventas al por menor (-1,4 %). En amarillo, reflejando menor crecimiento que en el pasado, estuvieron la cartera de crédito y los datos del Producto Interno Bruto, de los que solo se conocen los del cuarto trimestre de 2016. ―En verde estuvieron los resultados de la inflación (4,7 % anual) y las exportaciones. El Índice de Precios al Consumidor de marzo sorprendió al mercado, que esperaba que el aumento del impuesto al valor agregado impactara el resultado; por el contrario, la inflación descendió 0,8 % comparada con el mes anterior, acercándola al rango meta del Banco de la República (entre 2 y 4 %) hacia final del año. Las exportaciones repuntaron 16 % gracias a la recuperación del precio del petróleo, pero las manufactureras y agropecuarias permanecieron en territorio negativo. ―En la última junta directiva del Banco de la República se redujo la tasa de interés de referencia 0,25 %. Según las minutas hechas públicas de la reunión, la decisión mayoritaria se tomó con cautela, pues “algunos destacaron el mal comportamiento de varios componentes del IPC que están fuertemente relacionados con fenómenos de indexación y persistencia. En su opinión, se han elevado simultáneamente los riesgos de desaceleración excesiva y de persistencia en la inflación, aumentando la incertidumbre sobre el paso al que se deben realizar reducciones adicionales de las tasas de interés”. (…)”

TAMBIÉN LEE:   Auditoría de control interno: la revisoría fiscal excede a la auditoría financiera

Esta es una buena oportunidad para los contables, ya que su formación les permite analizar la situación y recomendar acciones apropiadas en las circunstancias.

Por regla general, en el mundo económico cuando alguien pierde, alguien gana. Efectivamente existe un circuito económico.

Mientras muchos analistas reflexionan sobre conjuntos o globalidades, los contadores tienen información que les permite pensar a nivel de cada empresa.

¿Se ha disminuido la demanda de los bienes y servicios ofrecidos por la empresa? De ser así, ¿cuáles serían las explicaciones de este comportamiento?

¿Cuál ha sido, hasta el momento, el impacto de la reforma tributaria?

¿De qué manera las nuevas normas de contabilidad están afectando la conducta de los preparadores de información financiera?

Como varias veces hemos sostenido y ahora lo repetimos, el contador está preparado para superar la etapa de preparación y pasar al análisis de la información. A partir de este puede ser un buen consejero de negocios.

Hernando Bermúdez Gómez
Editor Contrapartida, Novitas, Registro Contable, Vademécum
Tomado de Contrapartida – De Computationis Jure Opiniones
Número 2723, abril 24 de 2017

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 8 mayo, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace