¿Se deben reactivar activos depreciados en el ESFA?

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 16 diciembre, 2015

¿Se deben reactivar activos depreciados en el ESFA?

En el proceso de convergencia a NIIF se han generado muchos mitos, entre ellos el que establece que la entidad debería volver a activar elementos que se encuentran totalmente depreciados, por el hecho de que los sigue utilizando. A través de casos prácticos, les mostraremos una metodología para establecer si un activo debe reactivarse en el ESFA.

En los estados financieros preparados bajo NIIF Plenas o NIIF para pymes, las entidades deben reconocer activos siempre que cumplan la definición y los criterios de reconocimiento establecidos en el marco conceptual de las NIIF Plenas, y en la Sección 2 de la NIIF para pymes.

“es necesario tener en cuenta el concepto de materialidad, que es la capacidad que tienen los hechos económicos para influir en la toma de decisiones de los usuarios de la información financiera”

Lo anterior no significa que todo elemento que cumpla con la definición y los criterios de reconocimiento deba ser incorporado a los estados financieros, pues también es necesario tener en cuenta el concepto de materialidad, que es la capacidad que tienen los hechos económicos para influir en la toma de decisiones de los usuarios de la información financiera.

Al elaborar los estados financieros, los preparadores de la información financiera pueden estar frente a situaciones en las cuales deben elegir entre reconocer un activo, o ignorarlo, para lo cual deben llevar a cabo juicios basados en las definiciones del marco conceptual y el concepto de materialidad.

Observemos algunos casos:

Caribe Ltda., utiliza mesas, escritorios y archivadores adquiridos desde el año 1985, poco después de la constitución de la compañía. El costo histórico de estos elementos es de $3.200.000 y se encuentran totalmente depreciados a la fecha del ESFA.

Sin embargo, la Administración de la entidad está indecisa con respecto a si vuelve a incluirlos en el ESFA con base en la valoración de un experto.

En un caso como este, la entidad no debería invertir tiempo y recursos en una valoración para estos activos, pues seguramente esta puede costar más de lo que valen los mismos activos, y la partida no suele ser material en los estados financieros de la entidad.

Haz clic aquí para ver las recomendaciones que te interesarán y están relacionadas con la temática de este artículo.

Aunque estos elementos aún están en uso, su reactivación en los estados financieros no producirá efectos materiales sobre los mismos y, por el contrario, generará más trabajo (y por ende mayores costos) en el área contable, pues tendría que estimar nuevas vidas útiles (y revisar la estimación periódicamente), controlar la existencia, el estado y el deterioro de los activos, y estar pendiente de sus valores a lo largo de la vida útil de los mismos, lo cual carece de todo sentido en la aplicación de las NIIF.

En otro caso, una empresa dedicada al transporte de carga tiene 100 camiones en su flota de vehículos, adquiridos hace 6 años con un costo total de $8.000 millones, los cuales se encuentran totalmente depreciados, pues se les aplicó la vida útil aceptada fiscalmente (5 años). Los valores comerciales de los vehículos son, en promedio, $40 millones cada uno, y se estima que tienen una vida útil remanente de 7 años, y un valor residual de $20 millones cada uno.

En este caso la decisión es diferente, pues los vehículos que bajo norma local están totalmente depreciados, tienen un valor razonable de $4.000 millones a la fecha del balance de apertura. La entidad debería optar a realizar un recálculo de las depreciaciones de estos vehículos, considerando una vida útil de 13 años (6 que ya han pasado desde su adquisición, y 7 que se espera seguir usando los vehículos), o ajustarlos a su valor razonable, con lo cual su información financiera estaría mucho más cerca de la realidad.

Recuerde que la aplicación de las NIIF no es un tema al cual le tengamos que tener miedo, pues en ocasiones se ha sobredimensionado su complejidad. La convergencia es compleja para empresas con operaciones complejas, y menos compleja para entidades con negocios más sencillos.

Juan David Maya Herrera
Consultor NIIF

*Exclusivo para actualicese.com

Material Relacionado:

$199.900 /año

Quiero suscribirme

Recursos digitales PREMIUM: Análisis y Casos prácticos exclusivos.

Contenidos gratuitos sin límite

Boletín Diario

Modelos y formatos

Especiales Actualícese

Revista Actualícese (Digital)

Descuentos del 15% en capacitaciones propias

Descuentos del 15% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

$399.900 /año
Precio especial:
$179.900 /año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Básica

+

Descuentos del 30% en capacitaciones propias

Descuentos del 30% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

Revista Actualícese (Digital)

Cartilla Actualícese (Digital)

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas naturales

Libro blanco en versión digital de información exógena

Libro blanco en versión digital de cierre contable y conciliación fiscal

Libro blanco en versión digital de Retención de la fuente

$999.900/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Oro

+

Descuentos del 50% en capacitaciones propias

Descuentos del 50% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

54 Master Class en el año en temas tributarios, contables, laborales, comerciales y de auditoría y revisoría fiscal

Seminarios en línea seleccionados

Si deseas tener más información sobre nuestras suscripciones haz click
AQUÍ



Estos son los temas que sabemos te van a interesar:

Contabilidad de pasivos y patrimonio con NIIF – Ediciones de la U

Conoce más

Contabilidad de costos I. Componentes del costo con aproximaciones a las NIC 02 y NIIF 08. 2da edición

Conoce más

¿Cómo saber si los Estándares Internacionales fueron implementados correctamente?

Conoce más