Así se verían afectados los estados financieros 2019 y 2020 por el COVID-19


15 mayo, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Juan Fernando Mejía afirma que entidades que midan sus activos a valor razonable probablemente van a requerir realizar avalúos para actualizar las mediciones de estos activos.

Durante el tiempo que se encuentren inactivas, entidades deberán seguir contabilizando, para efectos contables, la depreciación de sus activos.

Juan Fernando Mejía, contador público especialista en impuestos y certificado IFRS por el ACCA y el Banco Mundial, analiza en nuestro espacio #CharlasConActualícese el impacto del COVID-19 en los procesos de elaboración y presentación de los estados financieros correspondientes a los años 2019 y 2020.

Mejía indica que las entidades que midan sus activos a valor razonable probablemente van a requerir realizar avalúos para actualizar las mediciones de estos activos, «toda vez que los impactos del COVID-19 en la economía del país podrían llevar su valor hacia abajo».

Para este docente de NIIF, en las universidades Javeriana de Colombia, Azuay de Ecuador y Complutense de Madrid, España, si existe una reducción en el valor razonable de los activos de la entidad, se debe contabilizar disminuyendo, en primer lugar, los valores por concepto de superávit por revaluación previamente reconocidos.

«Solo en caso de que la reducción en el valor razonable del activo exceda ese monto, entonces, será necesario contabilizar una pérdida en el estado de resultados», explica.

Frente a la política contable sobre la vida útil que establezca una entidad para cada categoría de sus activos impacta el gasto por depreciación que va a reconocer en su estado de resultados.

Si la vida útil contable es superior a la fiscal, el gasto por depreciación fiscal es superior al gasto por depreciación contable. «En consecuencia, la utilidad contable será superior a la utilidad fiscal. Esto implica que las utilidades que no queden gravadas en cabeza de la sociedad terminen siendo gravadas en cabeza de los socios, vía dividendos», indica.

TAMBIÉN LEE:   Concepto 0213 del 07-04-2022

En la época del COVID-19 esta situación puede afectar financieramente a los socios de la entidad, que deberán liquidar estos impuestos en su declaración de renta.

Respecto a las entidades que han tenido que suspender sus operaciones y que se verán afectadas por el COVID-19, debido a que los Estándares Internacionales señalan que la depreciación de los activos no debe cesar durante su vida útil, ni siquiera durante los períodos en los que el activo deje de utilizarse.

«Lo anterior quiere decir que, durante el tiempo que se encuentren inactivas, las entidades deberán seguir contabilizando, para efectos contables, la depreciación de sus activos, aunque esto contribuya a que se incrementen las pérdidas que probablemente ya estén presentando», afirma Mejía.

Agéndate para participar en nuestras #CharlasConActualícese

A continuación te presentamos un listado completo de todas las #CharlasConActualícese que hemos publicado hasta el momento. De manera que saca un tiempo, prográmate, participa y actualízate con la variedad de temas que publicamos a diario.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 15 mayo, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: