El Milagro Irlandés, un espejo donde debería mirarse Colombia


16 noviembre, 2005
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Del espléndido especial de ámbito jurídico sobre el renacer de Irlanda, actualicese.co retoma algunos de los más significativos apartes, con los que esperamos, nuestros usuarios comprendan un poco más el fenómeno que está siendo sucesivamente comparado con la tributaria colombiana.

_______________________

Según un artículo escrito por la periodista Mary O’grady y publicado en por The Wall Street Journal , la situación de Colombia en la actualidad es similar a la que vivía Irlanda hace unos años, en materia de atraso económico.

Gracias a una serie de profundas reformas institucionales, Irlanda pudo superar la lamentable pobreza que durante décadas fue su más visible característica, y pasar en menos de 20 años, a ser una de las potencias de Europa, con un ingreso per cápita (PPP) mayor que el del reino Unido y el de Alemania.

A modo de advertencia, O’Grady compara las instituciones irlandesas con las colombianas, y plantea que, de continuar por nuestro actual camino, nunca podremos alcanzar niveles aceptables de crecimiento. Nuestro sistema tributario –argumenta- se ha convertido en un tenaz enemigo de la actividad económica y empresarial.

En la primera mitad del siglo XX, Irlanda, padecía una pobreza espantosa. Parecía extraño que un país en plena Europa occidental, culturalmente rico, cuna de Oscar Wilde, James Joice, Bernard Sow entre otros, sufriera de hambrunas, desempleo y falta de oportunidades.

Esto se debía a que su sistema político restringía las libertades económicas e impedía que se desataran las fuerzas económicas espontáneas que, coordinadas por la economía de mercado, generaran desarrollo y riqueza. Irlanda tenía un estado grande, con un papel protagónico, que se sentía, promotor de desarrollo; consideraba que algunos sectores de la economía debían ser de su entero monopolio.

TAMBIÉN LEE:   Banco de la República aumentó pronóstico de inflación y crecimiento del PIB para 2021

En realidad, ese gran estado, como el de Colombia, no era más que una gran burocracia, su participación en el mercado generó empresas incapaces, ineficientes, que oprimían a los ciudadanos con altas tarifas. Se convirtió en un estado deficitario que hacía sentir su peso con tasas de impuestos verdaderamente irracionales.

A principios de los años ochenta varios países como China e Inglaterra dieron un radical vuelco a sus economías y se orientaron hacía los mercados libres. Hoy día siguen disfrutando de los beneficios de esa decisión histórica. Irlanda, aunque un poco más tarde, tomó este mismo camino. Las sucesivas crisis hicieron necesarias nuevas políticas, como la desregularización, la privatización, la eliminación de monopolios, y tal vez, la más importante, una profunda reforma del sistema tributario.

Irlanda simplificó su sistema tributario, puso tasas moderadas, y orden fiscal, lo que hizo que la gente estuviera más inclinada a pagar sus impuestos. De hecho, la recaudación obtenida con estas reformas sobrepasó todos los pronósticos.

Haciendo un paralelo a la crisis que llevo a Irlanda a hacer estos obligatorios cambios, la economía colombiana no podrá sobrevivir mucho tiempo con nuestro actual sistema tributario. Este no solamente impone tasas muy altas, sino que su complejidad hace sea imposible de entender para el ciudadano común y el empresario pequeño, aquel que no puede tener a su disposición una legión de abogados y contadores.

Nuestro sistema está plagado de requisitos, exenciones, retenciones, auto-retenciones, declaraciones etc. Esta maraña tributaria perjudica a los usuarios y al mismo estado, pues debe enfrentar dificultades de recaudo y evasión.

En1987 llegó al poder de Irlanda un gobierno que se atrevió a hacer cambios polémicos pero revolucionarios. Uno de los elementos más notables del programa del nuevo gobierno fue la amnistía tributaria. El gobierno ofreció seis meses a los contribuyentes para arreglar sus cuentas, sin incurrir en intereses de mora o penalidades. En irlanda que se imponía una tasa máxima del 58% para individuos y 50% para corporaciones, la evasión tributaria era enorme. El resultado fue sorprendente. Una recaudación de 500 millones de libras Irlandesas cuando solo se esperaban 30 millones. Además, se amplió en gran medida la base tributaria.

TAMBIÉN LEE:   Así se diligencia, declara y paga la renta a través de los servicios digitales de la Dian

Como se ha anotado, Irlanda tenía en la década de los ochenta altas tasas de tributación. Pero en los años noventa las tasas impositivas bajaron para personas y empresas. La recaudación aumentó, Irlanda disfruta hoy en día, de la menor carga tributaria de Europa, después de Luxemburgo.

Las decisiones políticas que tuvieron más influencia en el asombroso despertar de irlanda son, entre otras, la decisión de adoptar un sistema impositivo sencillo y con tarifas bajas que estimulen la inversión y la reducción de las tasas de impuestos efectivas sobre los individuos.

¿Qué hay detrás de todo esto? Las políticas gubernamentales que restringen la libertad de involucrarse en intercambios mutuamente benéficos limitan también las posibilidades de alcanzar mayores estándares de vida. Los impuestos y la inflación absorben la riqueza que los ciudadanos podrían haber usado para realizar intercambios que incrementen su bienestar.

___________________________

Fragmentos tomados de los especiales: “El tigre Celta”, “libertad económica y Crecimiento en Irlanda” y “La olla de Oro que crearon los mercados”. En “Grandes temas del derecho y la Ciencia Política ”, de Ámbito Jurídico, 23 mayo – 5 junio de 2005.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 16 noviembre, 2005
    (hace 17 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace