Reforma pensional: ¿por qué el principal problema es el actual mercado laboral colombiano?


Reforma pensional: ¿por qué el principal problema es el actual mercado laboral colombiano?

Para Mauricio Olivera, la reforma pensional plantea desafíos que el país deberá afrontar: la edad, la tasa de cotización, las semanas a cotizar y la tasa de reemplazo.

Solo uno de cada cuatro adultos mayores se pensiona. Esto ocurre porque uno de cada tres trabajadores cotiza para pensión.

Desde el punto de vista de Mauricio Olivera, expresidente de Colpensiones y vicerrector Administrativo y Financiero de la Universidad de Los Andes, el proyecto de reforma pensional posee elementos para enfrentar el reto más importante que tiene el sistema, como la baja cobertura. Sin embargo, para obtener mejores resultados, esto debería resolverse desde su origen en la legislación laboral.

También incluye una propuesta de pilares que complementa los dos regímenes pensionales actuales, una práctica común en la mayoría de los países del mundo, pero aún falta discutir los efectos financieros y de regresividad para definir el umbral de cuánto se aporta a Colpensiones y cuánto a los fondos privados. En su columna Los verdaderos desafíos de la reforma pensional, Olivera expresa:

La propuesta deja abierta una puerta grande, que no es debate de esta reforma, pero que el país deberá afrontar en algún momento: los parámetros como la edad, la tasa de cotización, las semanas a cotizar, y la tasa de reemplazo.

La reforma del sistema pensional no es ni será una discusión terminada. Por el contrario, son cada vez más los aspectos que deben considerarse para plantear cambios que aborden los retos que hoy enfrenta Colombia en materia de pensiones.

El problema de la reforma pensional radica en el mercado laboral nacional

Olivera afirma que el origen de la baja cobertura es el mercado laboral. El que apenas uno de cada cuatro adultos mayores tenga una pensión se debe a que solo uno de cada tres trabajadores cotiza para esta.

La informalidad pensional, medida como el porcentaje de trabajadores que no cotiza en el sistema pensional, es de alrededor del 67 %.

Además, la alta rotación entre formalidad e informalidad impide que muchos trabajadores cumplan la cotización de las 1.300 semanas necesarias para pensionarse.

La legislación debería tener en cuenta la realidad laboral de muchos trabajadores para que puedan cotizar lo necesario para una pensión, independientemente de su forma de trabajar. Desafortunadamente, el sistema actual solo permite que puedan cotizar los trabajadores de tiempo completo con ingresos mensuales iguales o superiores al salario mínimo.

En el sector rural, por ejemplo, la situación es peor, ya que la informalidad está por encima del 90 %. Los ingresos no son estables y no dependen de una mensualidad, sino del ciclo de las cosechas. Por su parte, en el sector urbano muchos trabajadores sufren de la misma volatilidad.

La rigidez de la posibilidad de cotizar excluye a muchos trabajadores que acaban su vida sin una pensión. Un gran paso adelante sería permitir cotizar por menos de un mes. En muchos países se puede cotizar por días o inclusive por horas.

La sostenibilidad financiera del proyecto de reforma pensional

“mientras Colpensiones es el régimen que enfrenta el mayor reto financiero, el de los fondos privados es sostenible”

Olivera explica que mientras Colpensiones es el régimen que enfrenta el mayor reto financiero, el de los fondos privados es sostenible porque la pensión se basa en lo ahorrado por la persona más los intereses de estos ahorros.

En Colpensiones se usa lo que los trabajadores cotizan actualmente para pagar las pensiones ahora. No es una cuenta individual de cada persona, sino un fondo común que se reparte.

En ese caso, la pensión no se calcula como lo ahorrado y los intereses de ese ahorro, sino como un porcentaje del promedio salarial de los últimos diez años del trabajador. Es decir, está desconectada del monto ahorrado. Por esto, todas las pensiones de Colpensiones reciben un subsidio, desde la de un salario mínimo hasta la de 25 salarios mínimos.

Cuanto más alta es la pensión, más alto es el subsidio, lo que hace que este régimen sea regresivo: se otorga un subsidio más alto a quien tuvo más ingreso y pudo cotizar más.

Material relacionado

Descubre más recursos registrándote o logueándote. Iniciar sesión Registro gratuito
,