Tres consejos para educar financieramente a sus hijos


17 abril, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Algunos padres piensan que la educación financiera de sus hijos se dará de manera espontánea cuando estos sean adultos y tengan que tomar decisiones financieras, como escoger el fondo de pensiones cuando tengan su primer trabajo o manejar la deuda de su tarjeta de crédito. Sin embargo, muchas personas llegan a la adultez sin saber hacer un presupuesto, sin ahorrar para la vejez y sin asegurar los bienes que con tanto esfuerzo han conseguido.

La educación financiera desde edades tempranas contribuye a formar percepciones positivas frente al dinero, conciencia sobre comportamientos financieros saludables y hábitos como planear, ahorrar o gestionar riesgos, que luego conducirán a una adultez financiera responsable. A continuación, se presentan tres formas para promover aprendizajes financieros en los niños:

1. Cuando le dé una mesada a su hijo, incítelo a pensar en distintas formas de uso; enséñele que, si no lo gasta todo, podrá ahorrar para luego comprar su juguete soñado sin depender de usted; o enséñele a invertirlo para generar ganancias. No necesita acudir a entidades financieras para ello; sirva usted de “banco” y explíquele que, por cada peso ahorrado durante un tiempo determinado, usted luego le retribuirá con una suma adicional. Un niño que reconoce el valor del dinero y que tiene diferentes formas para usarlo es un adulto que gana, gasta, ahorra e invierte.
2. Revise con su hijo cómo desea celebrar su próximo cumpleaños. Intégrelo en las actividades que se deben llevar a cabo para ello y no tenga miedo de discutir con él asuntos financieros. Por ejemplo, construyan un presupuesto y muéstrele lo que sucedería si se modifican algunos rubros. Además, indíquele lo que pasaría si tuvieran un presupuesto inferior. Un niño que aprende a planificar será un adulto que se organizará para lograr metas.
3. Revise con su hijo el riesgo, por ejemplo, de tener redes sociales con información confidencial expuesta. Enséñele luego qué medidas puede incorporar para prevenir esos riesgos y reducir su impacto en caso de que sucedan. Un niño que aprende a identificar y gestionar riesgos se convertirá en un adulto que verá en los seguros un aliado para proteger lo que ama.

TAMBIÉN LEE:   En otras partes del mundo la profesión se pregunta por los nuevos servicios que podría ofrecer

Como se habrá dado cuenta, no se requiere hacer cálculos numéricos avanzados ni memorizar conceptos financieros; la educación financiera para niños se hace a través del juego, de promover pensamiento crítico, de valorar opciones y de evidenciar que las decisiones financieras son el fruto de un análisis previo.

Para promover la educación financiera en niños y jóvenes, Colombia participa desde el 2013 en la Semana de la Educación e Inclusión Financiera, conocida mundialmente como Global Money Week –GMW–, una semana donde colegios, universidades y entidades públicas y privadas se unen para ofrecer a esta población actividades lúdicas que les permitirán aprender sobre presupuesto, ahorro, inversión, gestión de riesgos y otros temas.

Publicidad

En aras de coordinar los esfuerzos de las entidades participantes, Colombia cuenta con un comité organizador que promueve el diálogo sobre la educación financiera en niños y jóvenes, incentiva la realización de actividades y centraliza los resultados obtenidos para reportar a nivel internacional.

Así que no deje al azar la educación financiera de los niños, enséñeles el valor del dinero, dé ejemplo y exija a los colegios que promuevan competencias financieras, para formar una próxima generación empoderada que aprovechará las oportunidades del sistema financiero.

Adriana Yauhar
Especialista en educación financiera de la Banca de las Oportunidades (@AdrianaYauhar)

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 17 abril, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: