Contadores públicos ocupan un lugar privilegiado en la lucha contra la corrupción

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 20 abril, 2017

Contadores públicos ocupan un lugar privilegiado en la lucha contra la corrupción

Para Álvaro Fonseca Vivas, Waldo Maticorena y Mauricio Gómez Villegas, la posición de los contadores públicos frente la corrupción debe ser de prudencia para contar con las pruebas suficientes y así denunciar, más cuando se tiene acceso a movimientos de dinero, pagos y gastos.

Álvaro Fonseca Vivas, contador público y revisor fiscal con experiencia en auditoría financiera, forense y de gestión, explica que, aunque las Leyes 1474 de 2011 y 1778 de 2016 nos obligan a divulgar aquellas anomalías que encontramos en el desarrollo normal de nuestras labores profesionales, lo cual no debería ser así porque es una función profesional, social y ética, no las cumplimos, «Esta situación es preocupante, mucho más cuando somos preparados en las universidades como contadores, auditores y revisores fiscales», dice. Para Fonseca también:

«Es imperativo que ayudemos al proceso anticorrupción, porque por nuestras manos pasan, entre otros, los documentos, contratos y operaciones realizadas por las organizaciones y nos convertimos en peritos auxiliares de la justicia o testigos expertos, como auditores forenses, para ayudar a la administración de la justicia. De tal manera, no debería existir corrupción si fuéramos menos negligentes profesionalmente»

Según propone Waldo Maticorena, contador público peruano, miembro del Comité de Revisión de la traducción al español del IASB y gerente de IFRS Masters, además de la posición natural de cualquier persona de denunciar una actividad sospechosa, los contadores tienen un lugar particularmente privilegiado en la lucha contra la corrupción, ya que:

«El contador tiene acceso a información diaria de los movimientos de dinero, compras, gastos, pagos, terceros, cotizaciones, facturas, etc., lo cual le permite evidenciar actividades fuera del curso habitual. Esto lo pone en una posición de denuncia obligatoria en su rol de fedatario público»

Para él, no es obligación de los contadores públicos detectar el fraude o la corrupción, pero [pq]al tener acceso a todo tipo de información es su deber denunciar, no solo por el bien público o de los accionistas, sino por su propia reputación y responsabilidad como profesional[pq] ante la Junta Central de Contadores.

Mauricio Gómez Villegas, profesor asociado de la Universidad Nacional de Colombia y exsubcontador general de la nación explica que el control y la rendición de cuentas han sido dos de las funciones vitales que a la contabilidad se le ha entregado por años. En palabras de Gómez:

«Con la hegemonía de los mercados financieros se hizo más preponderante la idea que la contabilidad debe ser útil para la toma de decisiones de inversores en bolsas. Esta función ha transformado, quizás problemáticamente, el rol del control de la contabilidad. Que la contabilidad sea útil para las decisiones de inversores en mercados, implica que las mediciones contables y los criterios de valoración del ingreso y de la riqueza entren en el campo de las proyecciones que haga la gerencia para tener contentos a los inversores; esto implica perder la prudencia».

Cuando se pierde la prudencia, afirma Gómez Villegas, la contabilidad inicia un proceso en el que se preocupa menos por lo que ocurrió (los hechos) y más por lo que la gerencia espera que ocurra (los pronósticos).

«Los gerentes deben ser optimistas o de lo contrario no podrían gerenciar; la contraparte es que los contadores debemos ser prudentes, para que el excesivo optimismo no promueva la especulación, la búsqueda de rendimientos a costa de la productividad y la realidad y para que el sistema no entre en crisis»

Finalmente, Gómez Villegas explica que la estructura de la ficción, de la búsqueda de rendimientos a toda costa en el corto plazo, está en el núcleo de la corrupción contemporánea, situación que desde su punto de vista ocurrió con DMG, Interbolsa y, recientemente, con las libranzas de Estraval en nuestro país. Lo anterior implica que la lucha contra la corrupción impulse un retorno a la contabilidad para el control y el accountability.

Material relacionado

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…