Utilice la pandemia para enseñar a sus hijos cómo hacer un presupuesto


15 octubre, 2021

Una de las situaciones a las que se han enfrentado padres, madres, abuelos o cuidadores desde que inició la pandemia ha sido la de acompañar, día tras día, a niños, adolescentes y jóvenes en su proceso de adaptación a esta nueva forma de vida, de socializar y de aprender, pero ¿usted qué tanto ha utilizado la pandemia para enseñarles temas financieros?

Muchos de los que hoy somos adultos hemos lamentado el no haber tenido acceso a educación financiera en etapas tempranas. Aprender a hacer un presupuesto, comparar las tasas de interés, entender cómo funcionan los seguros o qué alternativas existen para ahorrar e invertir han sido procesos lentos y quizá tardíos que han implicado aprender de errores propios o de experiencias de terceros. Sin duda, si los hubiéramos conocido con antelación, posiblemente habríamos enfrentado de mejor manera los efectos económicos generados por la pandemia o gozaríamos de una mejor situación financiera.

Como las crisis son una oportunidad, no deje pasar esta. Aquí le presentamos dos ejemplos de cómo podría empezar a enseñar a sus hijos hábitos o productos financieros utilizando como telón la pandemia que estamos viviendo. Tenga presente que sería todavía más útil atar estos ejemplos con algunas vivencias propias de su hogar o de conocidos muy cercanos.

1. El ahorro de emergencias

¿A cuántas personas conoce que tengan estos ahorros? Posiblemente no muchas, porque solo vemos el ahorro como vehículo para alcanzar metas como estudiar, viajar o comprar un bien. ¿Qué tal si lo empezamos a considerar como mecanismo para enfrentar emergencias?

Trace con sus hijos un listado de posibles emergencias a las cuales se podrían enfrentar, así como metas de ahorro. Procure que todos participen en el logro de estos objetivos, y haga seguimiento. Cuando deba enfrentarse a un imprevisto, incluso si no estaba en su lista, converse con su familia, discuta si se puede asumir aprovechando dicho ahorro, y compare esta situación con la que vivirían si no hubiesen estado preparados.

TAMBIÉN LEE:   Dupont: índice de rentabilidad

Esta actividad crea diálogos sobre asuntos financieros, incentiva hábitos, demuestra que en la vida se presentan imprevistos y ratifica que el ahorro es una poderosa herramienta para enfrentar contingencias.

2. Los seguros

Un seguro es un producto que sirve para suavizar los gastos que se deben asumir cuando se enfrenta una emergencia. ¿Cómo? Con un solo pago o pagos periódicos usted se protege ante riesgos, de forma tal que reciba una indemnización, reparación o reposición de un bien afectado que esté amparado en la póliza.

Indague con conocidos si han usado algún seguro durante esta época, probablemente el de desempleo o el de exequias. Pregúnteles por qué, cuándo, cómo lo adquirieron, cómo hicieron la reclamación y qué tanto les sirvió. Cuéntele a su familia estas historias y revisen qué quisieran amparar, quizá la estabilidad económica en caso de que el jefe de hogar muera o sufra una enfermedad grave, o quizá el negocio que genera los ingresos familiares. Busquen información, comparen pólizas, revisen la terminología difusa y soliciten asesoría. Así se crean diálogos sobre imprevistos que no se logran superar con un ahorro y se aprende a asegurarse de manera informada.

Utilice la pandemia para enseñar a sus hijos cómo hacer un presupuesto o cómo organizarse para desarrollar una idea de negocio. Si usted no sabe cómo hacerlo, busque información a través de las páginas web de los gremios o entidades financieras, en YouTube o en Linkedln hay tutoriales gratuitos dirigidos por expertos que le pueden ayudar.

Construya un aprendizaje colectivo con su familia, hablen de estos temas, no les huyan. Si no está seguro de ello, sepa que desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos –OCDE– las capacidades financieras se consideran tan importantes como aprender a sumar o restar.

TAMBIÉN LEE:   NIA 500 y la evidencia de auditoría

Finalmente, no olvide que la educación financiera es un proceso continuo. Aproveche la pandemia como excusa para enseñar estos temas y recuerde que en edades tempranas se forjan hábitos para toda la vida.

Adriana Yauhar
Especialista en Educación Financiera de Banca de las Oportunidades

 


 

Así te actualizaremos:

Nuestros productos