Contadores públicos deben contar con herramientas para que Estándares Internacionales sean manejables


7 septiembre, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Claudio E. Díaz, socio de Accounting Advisory Services e IFRS en KPMG Colombia, afirma que los entes reguladores y fiscalizadores nacionales deben entregarle a los contadores públicos herramientas para que la tarea de comprender los Estándares Internacionales sea más sencilla.

Ya que Colombia era uno de los pocos países que faltaba para desarrollar su convergencia a la normativa contable internacional, y gracias a la experiencia de otros, se pensaría que su proceso sería sin grandes sobresaltos y contratiempos.

Sin embargo, desde el punto de vista de Claudio E. Díaz, en el andar se ha observado que el camino se ha recorrido con bastantes tropiezos. “Para las empresas en Colombia ha sido un escenario complejo y el tiempo asignado por las autoridades para la conversión es muy corto”, expresa Díaz.

“Es un difícil desafío considerando la complejidad que esto significa para una organización, el nivel del profesional que se requiere, no solo contable sino en toda la organización”

En otras latitudes se negoció un proceso de adopción entre las empresas que aplicaron full norma, PYME y aquellas que adoptaron IPSAS; sin embargo, en el país se plantea un proceso de tan solo 3 años para que todas las empresas, incluso las públicas, converjan a las nuevas normas internacionales.

Es un difícil desafío considerando la complejidad que esto significa para una organización, el nivel del profesional que se requiere, no solo contable sino en toda la organización, gobiernos corporativos robustos, estructuras formales de procesos contables y de control, y una fuerte coordinación entre las entidades públicas y de supervisión.

Desde el punto de vista de Claudia E. Díaz, estos obstáculos se han presentado porque:

  • La contabilidad colombiana se dicta por leyes y decretos, lo que dificulta la aplicación de los nuevos estándares que son emitidos por la IASB.
  • La contabilidad en las empresas se aproximó bastante a la normatividad tributaria, perdiendo en algunos casos la esencia económica de los estados financieros.
  • En la actualidad los profesionales de la contabilidad se acercan más a tenedores de libros que a un profesional que analice las normas contables.
TAMBIÉN LEE:   Una visión a la auditoría en el 2030: desafíos y retos de la profesión

Recomendaciones a los entes reguladores y fiscalizadores

Frente a lo anterior, Díaz entrega una serie de recomendaciones a los entes reguladores y fiscalizadores del país:

  • El desconocimiento genera acciones equivocadas: no es mucha la información correcta que circula sobre el proceso de adopción y muchas personas y empresas inescrupulosas están aprovechando para “pescar en río revuelto” y hacer negocio sobre temas que no manejan realmente, o vendiendo servicios que las empresas no necesitan. Para evitar esto, es necesario que desde la Academia y el Gobierno se informe correctamente a la población, y que las empresas busquen ayuda seria y responsable.
  • Trabajar fuertemente en una contabilidad consolidada a la altura de los países globalizados, tratando de eliminar las trabas internas en su total aplicación.

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 7 septiembre, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace