Evasión como delito: en una sociedad democrática y civilizada debe existir consenso

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 17 marzo, 2015

Evasión como delito: en una sociedad democrática y civilizada debe existir consenso

Catalina Hoyos Jiménez, Socia Fundadora de Godoy & Hoyos Abogados, afirma que el sistema bancario es la herramienta por excelencia para controlar la evasión e incentivar la formalización. Piensa que se debe luchar contra la corrupción, pues hay que disminuir la percepción que tienen las personas de que pagar impuestos no vale la pena. Además, se deben crear mecanismos eficientes para controlar las fortunas escondidas.

Para la Abogada especialista en Derecho Tributario y Fiscalidad Internacional, Catalina Hoyos Jiménez, las políticas fiscales colombianas no tienen nada de políticas y mucho menos de fiscales. Para la ganadora del premio José Ignacio Márquez de Derecho Económico en 1998, son puras reglas sueltas y completamente desarticuladas, para que unos pocos atiendan las necesidades de caja del Estado. Una visión crítica que compartimos en esta entrevista.

¿Qué opinión le merece la creación, por parte del Gobierno, de una Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria?

Catalina Hoyos Jiménez, Socia Fundadora de Godoy & Hoyos Abogados.

Catalina Hoyos Jiménez, Socia Fundadora de Godoy & Hoyos Abogados.

Me parece que todos los espacios de diálogo y reflexión son muy válidos. Esta Comisión tiene una responsabilidad histórica con el desarrollo de políticas fiscales en Colombia y todos tenemos una gran expectativa y muchas esperanzas en sus resultados.

El Gobierno le apuesta a combatir la evasión. ¿Cuál debe ser la estrategia que se debe implementar para que esta meta, con el tiempo, se cumpla?

Colombia tiene que atacar muchos frentes para combatir este flagelo. Algunos de ellos son:

  • Definir una política general de formalización, que en materia tributaria implicaría la eliminación o sustitución de medidas que no invitan a la gente a entrar a formar parte del sistema legal, como son las Retenciones en la Fuente excesivas, las políticas de prohibición de compensaciones de saldos a favor, los tributos que no consultan la rentabilidad de las empresas como el GMF y el ICA tal como está diseñado, los regímenes de pago del IVA por parte de los responsables a pesar de no haber recibido los recursos del contribuyente, entre muchas otras. En este sentido, debe buscarse una regulación que “invite” a la gente a formalizarse, que no la aleje de ese objetivo y que muestre que pertenecer al sistema sí paga.
  • Crear una política de bancarización del país, que sea paralela a las medidas anteriores, pues el sistema bancario es la herramienta por excelencia para poder controlar la evasión y para incentivar la formalización. En este sentido, debería promoverse la apertura de instituciones financieras de bajos costos y en los lugares apartados.
  • Fortalecer las herramientas de fiscalización de la DIAN, para que la entidad esté a la altura de las necesidades del país.
  • Generar cultura tributaria, pues la que tenemos es precaria.
  • Luchar contra la corrupción, pues hay que disminuir la percepción de la gente de que pagar impuestos no vale la pena.
  • Acompañar al proceso de paz con medidas financieras, pues desde ya debemos pensar en cómo vamos a formalizar a todas las personas que se van a reinsertar a la vida civil.
  • Crear mecanismos eficientes para controlar las fortunas escondidas.
  • Regular la actividad de los asesores tributarios, de manera que se castigue a quienes se involucren en prácticas evasivas y se prohíban ciertas actividades que fomentan la evasión y otros delitos.
  • Regular la actividad de los contadores para enaltecerla, quienes deben gozar del respeto y reconocimiento que su profesión merece.

Expertos aseguran que una razón por la cual se presenta evasión es por el exceso de impuestos. Esta Reforma Tributaria creó el Impuesto a la Riqueza y la sobretasa al CREE. ¿Esto es contraproducente para la lucha contra la evasión?

Sin duda. Es una manera de decirle a la gente: «vea, si usted es formal, le va a ir muy mal y sus utilidades se van a quedar en el pago de impuestos, si es que le alcanzan». Y si a esto agregamos las otras políticas que se crearon paralelamente, el resultado es mucho peor. Cómo explicarle a una pequeña o mediana empresa que además de estar sujeta a retenciones que exceden su rentabilidad, a un ICA sobre ingresos brutos que nada tienen que ver con su renta, a un GMF que grava simples movimientos de recursos y a otros tributos abominables con los que contamos, no va a poder compensar saldos a favor existentes y reales con los nuevos tributos creados (Impuesto a la Riqueza y sobretasa CREE) y que además puede estar sujeta a anticipos del 100% de impuestos que no se han causado, además de las retenciones?

“Esas normas tienen un mensaje claro: ¡empresas y empresarios, no se formalicen porque les sale carísimo! Sigan en la informalidad y por ello continúe evadiendo que así les va mejor.”

Cómo hacerle entender que para pedir la devolución de los saldos a favor va a tener que obtener una cita en uno o dos años – con suerte – para que le devuelvan unos recursos sin ningún interés y después de trámites tortuosos? Esas normas tienen un mensaje claro: ¡empresas y empresarios, no se formalicen porque les sale carísimo! Sigan en la informalidad y por ello continúe evadiendo que así les va mejor.

Aquí las políticas fiscales no tienen nada de políticas y mucho menos de fiscales. Son puras reglas sueltas y completamente desarticuladas para que unos pocos atiendan las necesidades de caja del Estado. Es deplorable nuestra situación.

Desde años atrás diversos grupos económicos son amigos de la idea de que los evasores deben ir a la cárcel, pero es una propuesta que no llama la atención para la clase política. ¿Se podrá cambiar esta percepción?

“Aquí, ninguno está cumpliendo y mientras ninguno cumpla será muy difícil lograr consenso sobre el hecho de que una sociedad democrática y civilizada debe considerar la evasión como un delito.”

Debe cambiarse; pero para hacerlo, el Estado también debe asumir su responsabilidad. Los contribuyentes deben cumplir la ley, pero ésta también tiene que cumplirles a ellos. Aquí, ninguno está cumpliendo y mientras ninguno cumpla será muy difícil lograr consenso sobre el hecho de que una sociedad democrática y civilizada debe considerar la evasión como un delito.

El Gobierno ha escuchado atentamente las recomendaciones que ha hecho la OCDE sobre la Reforma Tributaria estructural. Una, es aumentar el IVA para que se incremente el PIB. ¿Cuál es su punto de vista al respecto?

Creo que antes que pensar en incrementar el IVA, debemos pensar en reestructurarlo y reconducirlo al diseño que le es propio. Obviamente, esto pasa por taponar la cantidad de exoneraciones que se encuentran en la legislación y que no tienen justificación alguna, además de incluir en el hecho gravado, operaciones que debería gravar el impuesto pero que en Colombia quedan por fuera de su ámbito.

Yo recuerdo que en un estudio se evidenció que en los años 90 Colombia habría podido generalizar una tarifa del 4.4% sobre todos los bienes y servicios, sin excepción, y que con ello habría recaudado lo mismo que con una tarifa general del 16% pero llena de huecos provenientes de exenciones y exclusiones. Deberíamos partir de ese ejercicio. Creo que además deberíamos pensar en gravar todas las importaciones de servicios y en gravar los intangibles, entre otras operaciones que hoy se encuentran por fuera del ámbito de sujeción del tributo.

Se tiene la concepción de que la clase media es la que más paga impuestos en Colombia. Esta Comisión busca lograr una equidad tributaria. ¿Cómo hacer que los ricos paguen más que la clase media?

Ese es un gran dilema porque los “ricos” son quienes en mayor medida perciben rentas de capital y las rentas de capital se benefician de la globalización. En otras palabras, sus titulares pueden escoger jurisdicciones, reglas de juego, estructuras, pagar asesores tributarios costosos. Las rentas de trabajo, más propias de la clase media, son estáticas y es muy difícil que sus perceptores evadan impuestos por esta vía (salvo obviamente quienes las obtengan de la informalidad).

Es ahí donde medidas como la normalización, el intercambio de información con otros países y el fortalecimiento de los aparatos de fiscalización se vuelven tan importantes. Pero también la competitividad del país viene a ser un factor fundamental en todo este juego: hay que crear las condiciones para que los capitales se queden aquí, no se vayan y, por ello, le representen más impuestos al país. La seguridad, no solo física, sino también jurídica, entran a jugar un papel importante.

Material Relacionado


Es tiempo de empezar a preparar tu Cierre Contable y Fiscal. En Actualícese te enseñamos a hacerlo paso a paso y bien hecho. Estos son algunos de los modelos y formatos exclusivos que serán útiles para ti incluidos en nuestras suscripciones Actualícese.

Adquiere la tuya aquí

  • Tratamiento contable y fiscal de los gastos de establecimiento: caso práctico
  • Impuesto diferido cuando hay compensación de pérdidas fiscales
  • Compensación de pérdidas fiscales y exceso de renta presuntiva (caso impuesto diferido)
  • Contabilización de impuesto diferido ante deterioro de cartera
  • Venta de bienes inmuebles a largo plazo: caso práctico de impuesto diferido
  • Impuesto diferido de propiedades de inversión en un contrato de leasing operativo

Para profundizar más en estos artículos adquiere tu suscripción AQUÍ

¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…