“Los Contadores debemos tener siempre como estandarte de la profesión, un actuar ético y digno”

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 29 febrero, 2012

Quién mejor para hablar sobre el presente, los obstáculos que se presentan, los objetivos a cumplir y cómo se divisa el futuro en la profesión que el propio Contador General de la Nación. El Dr. Pedro Luis Bohórquez Ramírez, habló con nosotros de forma exclusiva, con motivo de esta fecha especial.

En julio de 2011, Pedro Luis Bohórquez Ramírez fue elegido como Contador General de la Nación. Es Contador Público de la Universidad de La Salle; cuenta con una amplia experiencia académica, investigativa y de proyección social. Ha hecho estudios superiores en Alta Gerencia en la Universidad de los Andes y en la Universidad Militar Nueva Granada; igualmente en Control Interno y de Gestión, Administración y Gestión de Crédito.

Ejerció como Decano de la Facultad de Contaduría Pública de la Universidad San Martín. Además, se desempeñó como asesor del Despacho del Viceministerio de Trabajo; fue Director Seccional Administrativo y Financiero de la Fiscalía General de la Nación de Bogotá y Cundinamarca; fue Subdirector Nacional Administrativo y Financiero, Jefe de la Oficina de Control Interno, Director Financiero y Director Regional del SENA en Bogotá y Cundinamarca.

Antes de dialogar detalladamente con el Dr. Bohórquez, envió un cordial saludo a todos los Contadores Públicos en su día. “Sea lo primero felicitar de manera especial en su día a los Contadores Públicos Colombianos, por su trabajo, por sus conocimientos, por su análisis, por su información, por su confianza, por su pasión y apego a la ética profesional y por su voluntad de servir a la sociedad y al país”, nos dijo.

Entrando en materia, nuestro dialogo comenzó hablando sobre la actualidad de la profesión. En este aparte, el Contador General de la Nación reconoce los grandes cambios tecnológicos de los últimos años, los cuales se están reflejando en el uso de las TIC’s y en toda la nueva revolución de la forma de hacer negocios y la sinergia con nuevos paradigmas empresariales orientados a la construcción de organizaciones virtuales y a la productividad de trabajadores del conocimiento, las alianzas estratégicas y la globalización de los mercados.

“Es precisamente por este referente que la profesión en los actuales momentos debe dar un giro importante, toda vez que los contables del siglo XXI deben ser los estrategas corporativos de los negocios y del mundo empresarial, donde un mundo globalizado y sin fronteras así se lo exige con mayores aportes y rigurosidad en la cotidianidad del ejercicio profesional y por qué no decirlo, el contador de hoy es piedra angular de la economía al exigírsele información contable elaborada sobre bases uniformes, que es una necesidad cada vez más evidente en los mercados globales y en la cambiante economía mundial, especialmente cuando se trata de los estados financieros de compañías que participan en mercados públicos de valores o en mercados comerciales que trascienden las fronteras nacionales”, afirma.

Para Bohórquez Ramírez hablar de lo bueno, lo malo y lo feo de la profesión resulta difícil, ya que la profesión contable lleva implícito un mandato legal único, pues sus profesionales dan fe pública, certifican y opinan sobre la información financiera, con lo cual cumplen una importante función social.

“Además ella, como noble profesión, soporta la arquitectura financiera-administrativa de las organizaciones, siendo de primer orden, en razón a que las decisiones económicas de las organizaciones se toman teniendo como base y soporte la información que los Contadores proporcionan. Hablar de lo feo y lo malo de la profesión, son temas que mejor hay que dejárselo a los contables que con su actuar se alejan de los imperativos éticos y morales de esta querida y noble profesión”, dice.

Contra la corrupción

El complejo tema de la corrupción también lo tocamos con el Contador General de la Nación. Él es claro al afirmar que, “Colombia es un estado social de derecho y como tal todos los ciudadanos y en especial quienes optamos por un proyecto de vida como contadores debemos sujetarnos al imperio de la ley, por ello los contables en nuestro actuar profesional y en el ejercicio de la profesión debemos tener siempre como estandarte que honre la profesión, un actuar ético y digno”.

Y sobre los contadores que se han visto implicados en diversos casos corruptos, afirma que, “serán ellos y solamente ellos, quienes deberán responder tanto a la justicia, como a la profesión y a la sociedad en general, por sus posibles indelicadezas en su actuar profesional”.

Continuando con la corrupción, quisimos conocer qué se está haciendo desde la Contaduría General de la Nación para combatirla. Bohórquez se remite al marco del Plan Nacional de Desarrollo del cuatrienio 2011-2014, de la Prosperidad para Todos, donde se contempla el imperativo de una lucha frontal contra la corrupción.

“En tal sentido la Contaduría General de la Nación, en su accionar cotidiano da cuenta de ello ante las diferentes autoridades de este flagelo que azota y atenta contra las finanzas y el erario público, y para este fin ha suscrito convenios con los diferentes órganos de control y vigilancia del estado colombiano en el norte de la cruzada de propósito institucional del gobierno del señor Presidente de la República, Dr. Juan Manuel Santos Calderón».

La ética y credibilidad de los Contadores

Ahora, poniéndose en los zapatos de los Contadores, muchos aseguran que la obligación de dar a conocer casos de corrupción podría atentar contra su vida. “Respecto a este referente, permítame decirle que cada quien es víctima de sus propios temores y actuares, de tal suerte que los contables con su actuar profesional digno y ético, responderán de sus actuaciones frente a la ley y la justicia, pues como dice el adagio popular, el que nada debe nada teme”, responde enfático Bohórquez.

Y como la ética de los contadores va de la mano con la credibilidad, le preguntamos al Dr. Bohórquez sobre los aspectos en los que deben trabajar los profesionales contables para gozar de ella. “Es fundamental que los Contadores, en los actuales procesos de globalización de la economía, tengamos como propósito común, entre otros quehaceres, continuar prepararnos profesionalmente en las nuevas dinámicas que exige la apertura de las relaciones económicas y la modernización de la contabilidad”.

Adicionalmente, agrega el Contador General de la Nación, “se debe ejercer la profesión bajo los principios de ética que ello demanda, con el propósito de volver por los senderos de generar confianza en nuestro actuar profesional para con ello ser agentes de cambio que hoy día exige nuestra sociedad”.

Pasando a otro punto, tocamos el tema de las demandas billonarias que reciben entidades gubernamentales, a lo que el Contador General de la Nación afirma que en Colombia está haciendo carrera el demandar al Estado.

A septiembre 30 de 2011, las entidades nacionales y territoriales reportaron valores que ascienden a $877 y $19 billones de pesos respectivamente. De igual manera dichas entidades registran valores provisionados por $12 billones aproximadamente y créditos judiciales fallados por pagar del orden de $1.7 billones de pesos.

Para hacerle frente a la situación, “el Gobierno del presidente Santos creó la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, con el fin de abordar de manera diligente esta realidad por la que atraviesa el país, no de hoy sino de tiempo atrás, y que de una u otra manera afecta el erario público y por su puesto, a todos quienes cumplimos con el ordenamiento fiscal de pagar impuestos, pues parte de ellos se destina al pago de los fallos que profieren las diferentes instancias del ordenamiento jurídico de nuestro país”, afirma Bohórquez.

Mirando a futuro

Para finalizar, indagamos sobre los objetivos que tiene la Contaduría General de la Nación para este 2012. Puntualmente el Dr. Bohórquez nos dijo que la meta es regular contablemente temas como el Sistema General de Participaciones y otros previstos en el Plan Nacional de Desarrollo, y modernizar la regulación contable pública a partir de los referentes internacionales; en razón a que empresas estatales han incursionado o tienen previsto incursionar en los mercados internacionales.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…