Contadores públicos se muestran aliados del Gobierno y le declaran la guerra a la corrupción


9 marzo, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Uno de los flagelos que ataca fuertemente el Gobierno es la corrupción; este azote deteriora la credibilidad y la confianza en la profesión contable. Dialogamos con varios contadores públicos quienes nos dejaron conocer su punto de vista y la posición que se debe asumir frente a esta problemática.

Pedro Luis Bohórquez, contador general de la Nación, afirma que la corrupción es una realidad viviente que afecta a todos los colombianos y a la administración pública tanto nacional como territorial. “Los contadores trabajamos para la sociedad y esta nos ha encargado de manera especial que contribuyamos a combatir la corrupción”, afirma.

Destaca que entre la normatividad que deben tener presente los contables se encuentra el numeral 5 del artículo 26 de la Ley 43, el cual establece que si el revisor fiscal no denuncia los actos de corrupción que haya conocido en el ejercicio de su cargo será causal de cancelación de su tarjeta profesional. A su vez, la Ley 762 de 2015 ordenó que los revisores fiscales reporten a la Unidad de Información y Análisis Financiero las operaciones sospechosas relacionadas con “el ocultamiento, manejo, inversión o aprovechamiento en cualquier forma de dinero u otros bienes provenientes de actividades delictivas o destinados a su financiación […]”.

“La responsabilidad que tenemos los contadores frente a este flagelo es fundamental, y para poderla cumplir con dignidad y decoro debemos ser en todas nuestras actuaciones barreras infranqueables ante situaciones y actos que conlleven hechos de corrupción; ahí deben cumplir un papel fundamental los programas de Contaduría Pública, porque definitivamente hay que prestarle más atención a la formación en ética de los estudiantes que a la postre se convertirán en profesionales”, asevera Bohórquez.

TAMBIÉN LEE:   Gastos por atenciones a empleados, clientes y proveedores: tratamientos contable y fiscal

Por su parte, Gloria Nancy Jara, defensora del contribuyente, piensa que la actual coyuntura, caracterizada por la proliferación de escándalos, «nos demanda como contadores acciones individuales que se reflejen en lo colectivo. La principal: honrar en cada actuación las responsabilidades que impone el ejercicio de la profesión contable».

Agrega que «como ninguna otra profesión, los contadores estamos calificados para detectar acciones frente a la corrupción y no solo tenemos los instrumentos necesarios para hacerlo, sino que también sabemos cuáles son los comportamientos que, basados en la ética y la moral, debemos salvaguardar para cambiar esas realidades».

“no solo los contadores públicos previenen la ocurrencia de actos ilícitos, sino que también ayudan a mitigar las prácticas que están haciendo tanto daño a nuestra sociedad”

Para ella, al garantizar que la información es transparente, no solo los contadores públicos previenen la ocurrencia de actos ilícitos, sino que también ayudan a mitigar las prácticas que están haciendo tanto daño a nuestra sociedad.

«Como nunca antes, estamos experimentando en la sociedad un creciente hastío frente a la corrupción. Los ciudadanos están demandando acciones más contundentes para prevenirla y combatirla. Debemos ser solidarios para romper con la cultura del atajo y la ilegalidad, ser estrictos en el cumplimiento de las obligaciones que hoy nos demanda el ejercicio de la función profesional y estimular en la sociedad el cuidado de lo público», expresa.

Óscar Darío Morales, contador público y quien fuera miembro de la Comisión de Expertos que elaboró la propuesta de la reforma tributaria estructural, dice que la posición de los contadores públicos debe ser la de apoyar la guerra contra la corrupción, «denunciar al que sea corrupto y no dejarse comprar».

Héctor Jaime Correa, presidente de la Federación de Contadores Públicos de Colombia –Fedecop–, expresa que la posición como contadores públicos es fundamental, pues inclusive en la Ley Anticorrupción este profesional está inmerso en procesos para combatir dicho fenómeno, de tal forma que los contadores públicos son aliados del Gobierno. «Cabe señalar que este flagelo está corrompiendo a la sociedad y deteriorando la credibilidad y confianza en la profesión contable», declara.

TAMBIÉN LEE:   Identidad digital: la importancia de construirla y cuidarla en un ambiente laboral

«Debemos ser solidarios en este proceso, pues los contables somos fedatarios y, como tal, no podemos ser inferiores a la responsabilidad de brindar fe pública, lo cual es nuestra propia identidad como profesionales de la contaduría pública», explica el presidente de Fedecop.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 9 marzo, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace