“Guerra que se libra contra el fraude en el contexto digital requiere una revisión conceptual”

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 5 abril, 2018

“Guerra que se libra contra el fraude en el contexto digital requiere una revisión conceptual”

Jeimy Cano, docente de la Universidad del Rosario y director de la revista Sistemas de ACIS, afirma que la comunidad internacional viene aumentando su capacidad de monitoreo y detección frente a delitos informáticos con el fin de leer las tendencias y actividades de los cibercriminales.

En una realidad donde se aceleran los cambios tecnológicos, las tendencias y las expectativas se vuelven volátiles e inciertas, las organizaciones se encuentran en una carrera incesante por mantener su posición privilegiada en un segmento de mercado, tratando de “sensar y responder” primero que otros o buscando nuevos horizontes para conquistar “tierras inexploradas”, asumiendo los riesgos que este ejercicio conlleva, como quiera que no hay un mapa concreto del territorio y su construcción tomará tiempo y posiblemente muchas lecciones por aprender.

“las organizaciones criminales han sabido capitalizar rápidamente las condiciones cambiantes del entorno”

En el anterior escenario, afirma Jeimy Cano, docente de administración de empresas de la Universidad del Rosario, experto en temas de seguridad de la información, ciberseguridad, delitos informáticos, privacidad, evidencia digital y sistemas de información, las organizaciones criminales han sabido capitalizar rápidamente las condiciones cambiantes del entorno: su capacidad para detectar anticipadamente las nuevas variantes de sus “negocios” ha permitido una rápida adaptación que les permite una movilidad y agilidad que desconcierta a muchos entes de policía judicial en el mundo.

«Esta condición de ductilidad frente a la incertidumbre hace que las redes delincuenciales, sean capaces de enfrentar la inestabilidad que supone navegar sobre algo que no conocen, muchas veces con temeridad y osadía, para concretar luego estrategias más concretas que los lleven a realizar con mayor tranquilidad, e incluso invisibilidad, sus acciones contrarias al ordenamiento jurídico nacional e internacional», afirma Cano.

Frente a esta realidad, la comunidad internacional viene aumentando su capacidad de monitoreo y detección con el fin de leer con mayor claridad las tendencias que las actividades de estos personajes generan y de establecer escenarios que les permitan actuar frente al marco legal y así dar cuenta de los resultados de dichas acciones al margen de la ley.

Esta lucha planteada entre “policías y ladrones”, explica Cano, gravita sobre un modelo causa-efecto que asiste las reflexiones de aquellos que generan políticas públicas al respecto. Un paradigma mecánico que se concentra exclusivamente en las prácticas reconocidas y los marcos validados que permiten cierto margen de acción, que supone un contexto conocido y donde el Estado en su función preponderante tiene la capacidad de influir, disciplinar y castigar.

«Así las cosas, cuando el marco de acción del analista o de los cuerpos de acción policial se mantienen bajo los paradigmas conocidos y probados, pocas oportunidades para pensar diferente se van a plantear y las propuestas o soluciones que se generen estarán rodeadas de las mismas condiciones que los estándares sugieren», afirma Cano.

En consecuencia, la guerra que se libra a nivel internacional frente a la delincuencia y el fraude, ahora en el contexto digital, requiere una revisión conceptual.

«Lo anterior se debe a que los métodos y técnicas que los amigos de lo ajeno desarrollan, no solo llevan implicaciones de comportamiento y conocimiento concreto de la realidad que quieren conquistar, sino la apertura y capacidad de reinventarse en cada instante para lograr el factor sorpresa que destruye la zona cómoda de los analista y revela la limitada capacidad de anticipar, requerida en esta nueva realidad digital, por parte de los entes policiales y organismos multilaterales que asisten estas actividades», concluye Cano.

Material relacionado

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…